Crece el malestar en Cuba por los reiterados apagones: fuertes protestas en varias ciudades del país

A medida que continúan los apagones en Cuba, producto de la crisis energética que atraviesa el país, crece el malestar de una población que hace apenas un año se movilizó como nunca antes para exigir una mejor calidad de vida. En esta oportunidad, miles de cubanos volvieron a salir a las calles durante la noche del jueves y la madrugada del viernes para exigir a la dictadura de Miguel Díaz-Canel el restablecimiento del servicio energético.

Las movilizaciones se registraron en Jagüey Grande, Caibarién, Sagua la Grande, y en Mayabeque, donde algunas personas atacaron la sede de la Unión Eléctrica de Cuba (UNE).

Algunos manifestantes lograron compartir en redes sociales imágenes y videos de una nueva jornada de protestas contra el régimen castrista. Los movilizados exigieron el restablecimiento del servicio al grito de “libertad” y “pongan la corriente”.

Citada por Diario de Cuba, una mujer identificada como Albuerne Noa comentó que el servicio eléctrico fue restablecido poco después de iniciadas las protestas. Asimismo, relató que la movilización se dispersó tras la llegada de las brigadas especiales desplegadas por la dictadura y sostuvo que también hubo presencia de “infiltrados”, en alusión a agentes de seguridad del Estado vestidos de civiles.

La UNE había anunciado apagones tanto de día como de noche para el jueves. En una publicación en su perfil de Facebook la entidad estimó una afectación máxima de 680 MW en el horario diurno y de 588 MW para el pico durante la noche.

Pese a los anuncios oficiales, varias personas denunciaron cortes no programados. Como el caso de Zulani Cruz-Arocha, quien comentó la publicación de la UNE en Facebook: “Mis nervios ya no aguantan. Juro por Dios que se me salen las lágrimas cada vez que se va la corriente. Tengo dos niños y tengo que decidir a cuál de los dos le voy a echar aire con una penca. Me pasé la noche y la madrugada sin dormir que me duelen los brazos y cuando pienso que voy a poder descansar esta noche de la tragedia de calor y mosquitos me la vuelven a quitar esta noche sin estar programada”.

“Ya no resistimos más, ni queremos resistir, eso es un derecho del pueblo. ¡No den tantas explicaciones, den soluciones!”, agregó Felipe Vivar Peña.

Las mayores muestras de descontento y enojo se registraron en Mayabeque, donde los manifestantes atacaron la oficina de la Unión Eléctrica.

La impotencia crece entre la población, no sólo por la falta de energía, que en varios casos se puede extender hasta más de diez horas, sino además por la epidemia de dengue que ya ha provocado varias muertes, sobre todo de niños. Ante la falta de electricidad, los padres se ven imposibilitados de espantar los mosquitos que transmiten la enfermedad.

En una comparecencia televisiva en junio pasado, el dictador Díaz-Canel había reconocido el descontento social por los constantes y extensos apagones en todo el país, y prometió que el Gobierno estabilizaría la capacidad energética durante el verano. Pese a estas promesas, el ministro de Energía y Minas, Liván Arronte, reconoció que los apagones seguirán durante un tiempo indeterminado.

De hecho, este mismo viernes, tras una tensa madrugada de movilizaciones y reclamos, la Unión Eléctrica anunció que el déficit de energía eléctrica previsto para el horario pico de hoy se acercará al 24% de la generación máxima.

La compañía estatal indicó en un comunicado que la capacidad de generación máxima es de 2.447 megavatios (MW) para una demanda pico que estima en 3.030 MW. En consecuencia, añadió la empresa -adscrita al Ministerio de Energía y Minas-, la afectación máxima para este viernes será de 653 MW.

La UNE indicó que “en el día de ayer se afectó el servicio por déficit de capacidad durante las 24 horas del día” y agregó que ya hubo apagones de madrugada.

El régimen castrista argumenta que los cortes en el suministro son por roturas en las plantas, el déficit de combustible para la generación distribuida y los mantenimientos programados.

Las autoridades cubanas han reconocido la “tensa” situación del sistema eléctrico nacional y advertido de que quedan “días difíciles” ante la llegada de los meses más cálidos del año, los de mayor consumo por el uso de aires acondicionados en los hogares.

Los cortes eléctricos fueron, junto con otros problemas económicos graves, algunos de los factores que atizaron el descontento social el año pasado en Cuba, cuando se produjeron las mayores protestas en décadas.

En las últimas semanas han vuelto a repetirse algunas protestas por los apagones, como en la ciudad de Camagüey (centro) y el pueblo de Los Palacios (occidente), entre otras.

Con información de EFE