Rusia instalará en Venezuela una estación de su sistema de navegación que compite con el GPS

Roscosmos, la agencia espacial rusa, anunció este domingo que tienen previsto emplazar en el territorio de Venezuela una estación de medición de su sistema de navegación por satélite GLONASS, análogo al GPS estadounidense, al Galileo europeo y al BeiDou chino.

La instalación, señaló Roscosmos en un comunicado, garantizará una navegación segura a los consumidores que utilizan la tecnología PPP, de Posicionamiento de Punto Preciso.

Diseñada por la corporación Sistemas de Equipos de Precisión, perteneciente a Roscosmos, la estación recibe de forma ininterrumpida las señales emitidas en abierto por los satélites de los sistemas globales de navegación GLONASS, GPS, Galileo y BeiDou y transmite en tiempo real los resultados de las mediciones.

La estación será instalada en Venezuela en virtud de un acuerdo intergubernamental del régimen de Vladimir Putin y la dictadura venezolana ratificado el pasado 11 de junio.

Se trata de un anuncio que ya se ha realizado en el pasado sin llegar a materializarse. En el año 2015 la empresa rusa Tsniimash perteneciente a la agencia espacial Roscosmos, informó que Rusia desplegaría estaciones terrestres en 36 países. Y en 2018 Nicolás Maduro anunció que la instalación: “Eso va permitir fortalecer toda la capacidad de telecomunicaciones en nuestro país”.

Con anterioridad, también se informó que Roscosmos mantiene negociaciones con Argentina sobre la instalación en su territorio de estaciones del sistema GLONASS. Además, la agencia espacial rusa contempla la posibilidad de emplazar estaciones en Brasil y Paraguay.

Rusia ya instaló una estación en Nicaragua en alianza con el régimen de Daniel Ortega, con la promesa de “combatir el narcotráfico”, aunque no se conoce operación antidroga alguna en la que haya participado a cinco años de su puesta en marcha. La situación, de hecho, arrojó sospechas de espionaje.

Entre las diferencias entre el GLONASS y el GPS, la más importante es el número de satélites: el sistema ruso tiene 24 operativos en tres órbitas, mientras que el estadounidense cuenta con 32 en seis órbitas. Ello hace que en ocasiones es más difícil conectarse a los satélites rusos disponibles en la zona requerida. Aunque muchas veces no es perceptible, en el hemisferio sur el sistema estadounidense sigue siendo más preciso.

Rusia es uno de los mayores aliados políticos y comerciales del régimen de Maduro, en el poder desde 2013. Los lazos entre ambos países se estrecharon durante la gestión del fallecido presidente Hugo Chávez y se mantienen en la gestión ilegal de Maduro.

Estl último miércoles Evan Ellis, profesor e investigador del Instituto de Estudios Estratégicos del Colegio de Guerra del Ejército de los Estados Unidos, alertó ante el Congreso norteamericano sobre la creciente expansión y amenaza de Rusia en la región.

Durante su intervención ante la Cámara de Representantes presentó un análisis y una perspectiva “personal” sobre las actividades rusas en el hemisferio occidental.

“Rusia ha demostrado su intención y capacidad, aunque limitada, de llevar a cabo actividades militares y otras actividades estratégicas orientadas contra Estados Unidos y nuestros socios en el Hemisferio Occidental”, indicó el experto norteamericano, quien afirmó que “el vehículo clave” para lograr esa expansión “ha sido la connivencia con los regímenes autoritarios, como Venezuela, Nicaragua y Cuba”.

Las actividades rusas denunciadas por Ellis van desde despliegue de tropas y equipamiento militar, hasta campañas de desinformación.

En el caso de Venezuela, el reconocido investigador norteamericano recordó que “en los últimos meses, Rusia ha desplegado equipo militar, tropas y mercenarios” en el país caribeño, “y ha proporcionado asistencia técnica al régimen de Maduro”. Estas iniciativas se suman al despliegue de sistemas de defensa antiaérea S-300, y a la presencia de al menos 100 instructores y técnicos militares y mercenarios del Grupo Wagner.

Desde 2008 hasta la fecha, el Kremlin envió a Venezuela en reiteradas ocasiones sus bombarderos Tu-160 con capacidad nuclear. Ese 2008, por ejemplo, también desplegó una flota de cuatro buques de guerra. Ellis señaló que Rusia “ha amenazado con establecer una base militar en la pequeña isla de La Orchila, frente a la costa de Venezuela”.

Desde 2006, las ventas en equipamiento militar de Rusia a Venezuela ascienden a unos 11.400 millones de dólares.

Esta creciente presencia militar rusa en el país caribeño ha despertado una gran preocupación en la vecina Colombia, uno de los principales aliados de Estados Unidos en la región. “Es posible que los rusos hayan proporcionado a Venezuela una capacidad radioelectrónica para interceptar comunicaciones que podría utilizarse para interceptar comunicaciones de Colombia y Brasil”, afirmó Ellis.

(Con información de EFE)

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: