La única vacuna contra la viruela del mono se creó por miedo al bioterrorismo

En la sede de Bavarian Nordic en el Puerto Tuborg, al norte de Copenhague, contemplan con indisimulada satisfacción cómo los pedidos se acumulan y el valor de sus acciones se dispara (y más ahora que la OMS ha activado su máximo nivel de alerta por el brote actual). La empresa danesa de biotecnología es la única en el mundo que tiene una vacuna homologada contra la viruela del mono, lo cual explica el interés por un producto que nació, sobre todo, debido al ataque de 2001 en EEUU contra el Pentágono y las Torres Gemelas.

“Después de los atentados del 11-S, creció el temor al terrorismo biológico. Además, había información de que el virus de la viruela, vivo y activo, había escapado de laboratorios rusos”, explica Asger Aamund, el fundador de la compañía. “Por eso se quiso desarrollar una vacuna contra la viruela que sirviese para todo el mundo. Lo primero que hizo Estados Unidos fue comprar grandes cantidades de la antigua vacuna, pero allí lo que deseaban realmente era una nueva que no tuviese efectos secundarios para que las personas con sistemas inmunitarios deficientes debido al cáncer o al VIH, por ejemplo, también pudieran vacunarse”.

Aamund, de 82 años, es uno de los empresarios más conocidos de Dinamarca. Principalmente por sus éxitos profesionales y por su activa participación en el debate político, donde se ha distinguido por defender un mayor liberalismo económico, pero también por ser hermano de la prestigiosa escritora Jane Aamund y por estar casado con la modelo y presentadora Suzanne Bjerrehuus.

Fundó Bavarian Nordic en 1994. Entonces sólo tenía tres empleados. Hoy cuenta con casi 500. La empresa se ha especializado en vacunas contra el cáncer y las enfermedades infecciosas, como la viruela -donde es líder del mercado-, el Ébola y el VPH. También es líder en el mercado de vacunas contra la rabia y la encefalitis transmitida por garrapatas, cuyos derechos adquirió en 2019 a la farmacéutica británica GlaxoSmithKline.

De momento, la vacuna contra la viruela del mono sólo está aprobada como tal en EEUU y Canadá, donde se comercializa bajo el nombre de Jynneos. En Europa, comercializada como Imvanex, sólo está registrada como vacuna contra la viruela, sin mayor especificación, aunque se espera que el estatus se amplíe en las próximas semanas.

DE LA ANTIGUA VACUNA A LA NUEVA

Además de Aamund, sus impulsores fueron el ex director general de Bavarian Nordic, Peter Wulff, y el médico militar alemán Anton Mayr, que fue quien inició los experimentos con la denominada MVA, siglas de Modified Vaccinia virus Ankara (virus vaccinia modificado de Ankara). Las primeras pruebas indicaron que medio millar de ensayos realizados en embriones de pollo habían eliminado en gran medida las propiedades de la cepa vírica original que causaban la enfermedad. Esto indicaba que, a diferencia de la antigua vacuna, la nueva no producía efectos secundarios y, además, también podía utilizarse como vacuna de vector (vacunas que utilizan un virus inofensivo como vehículo para transportar al cuerpo información genética sobre otro virus).

«Conseguimos una colaboración con EEUU por medio de la cual financió el desarrollo de la MVA para convertirla en una vacuna moderna contra la viruela», recuerda Aamund. «Y lo conseguimos. Superamos las pruebas obligatorias de fase 1, 2 y 3 con buenos resultados. Al mismo tiempo, pudimos ver que podría haber problemas regionales con la viruela del mono, así que nos aseguramos de que este tipo de viruela también se incluyera en nuestra solicitud de registro. De modo que la indicación de la viruela del mono también formó parte de la aprobación«.

La viruela se declaró erradicada en 1980 tras haber causado las peores epidemias mortales desde la peste. Se calcula que, en sus últimos 100 años de existencia, mató a 500 millones de personas. La viruela del mono, sin embargo, se considera menos peligrosa, ya que no suele causar secuelas tan graves y resulta más fácil de contener que, por ejemplo, el Covid-19.

De momento, el brote europeo ha supuesto que dos países de la UE ya hayan adquirido lotes de la vacuna de Bavarian Nordic. Aunque la empresa no ha querido identificarlos, las propias autoridades sanitarias alemanas han informado de que han comprado 40.000 dosis, mientras que las británicas se han hecho con 20.000.

PENDIENTES DE LA EVOLUCIÓN

Según Bavarian Nordic, se están preparando más operaciones, por lo que ha revisado al alza sus previsiones de venta para 2022 en 100 millones de coronas (13,4 millones de euros), con lo cual espera unas ventas totales de hasta 1.500 millones de coronas (201,5 millones de euros).

«Ahora tenemos que esperar a ver qué pasa, porque nadie sabe cómo evolucionará el virus. Hay indicios de que está viviendo una segunda juventud. Ha entrado en un entorno en el que prospera muy bien, pero también puede ocurrir que se extinga en unos meses», explica Aamund.

«Hay muchos países, además de EEUU, que ahora quieren hacer acopio de vacunas», añade. «Pero el problema es que nadie quiere invertir en ellas a menos que se enfrente a una amenaza aguda. Por eso siempre hay un gran riesgo de que nos pillen con los pantalones bajados».

Tomado de https://www.elmundo.es/

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s