La dictadura de Daniel Ortega en Nicaragua retiró su consentimiento para el ingreso del nuevo embajador de EEUU

El régimen de Daniel Ortega retiró este jueves su aprobación para el ingreso del nuevo embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Hugo Rodríguez, a quien acusó de emitir declaraciones “injerencistas e irrespetuosas” contra el país.

“El Gobierno de Nicaragua, en uso de sus facultades y en ejercicio de su soberanía nacional, retira inmediatamente el beneplácito concedido al postulante Hugo Rodríguez”, anunció el canciller nicaragüense, Denis Moncada, en una nota de prensa.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, había nominado en mayo al veterano diplomático Hugo Rodríguez, que en el pasado fue el “número dos” del Departamento de Estado para Latinoamérica (2019-2021), como embajador estadounidense en Nicaragua.

La Casa Blanca informó en un comunicado de la nominación de Rodríguez, miembro de carrera del Servicio Exterior Superior con el rango de Ministro-Consejero, y actualmente se desempeña como Asesor Superior en la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EEUU.

Entre 2019 y 2021, fue subsecretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, es decir, el “número dos” de la cartera de Exteriores de EEUU para Latinoamérica.

Anteriormente, fue jefe de misión en la embajada estadounidense en Asunción (Paraguay) y encargado de negocios en esta legación de 2017 a 2018. Además, ha ocupado puestos en las embajadas de su país en Ciudad de México, Lima y Perú.

Nacido en Pensilvania, Rodríguez tiene una Maestría en Administración de Empresas de la Escuela de Negocios Darden de la Universidad de Virginia y una Licenciatura en Economía de Hampden-Sydney College. Ganador de numerosos premios de desempeño del Departamento de Estado, habla italiano (estuvo apostado en Roma) y español.

Este funcionario de carrera iba a sustituir como embajador en Managua a Kevin Sullivan, en el puesto desde 2018 y cuya relación con el régimen del mandatario Daniel Ortega ha estado marcada por la denuncia de injerencia que el Ministerio de Relaciones Exteriores del país lanzó contra él en octubre de 2021.

“Exigimos al señor Sullivan que cese sus ataques encubiertos, sus hipócritas salutaciones, disfrazados de una cortesía diplomática que abandonó hace tiempo, y que más bien ha sido, y es, ejemplo de la continua, perversa, detestable injerencia invasora de los Estados Unidos en nuestra Nicaragua”, dijo entonces la oficina de Relaciones Exteriores sandinista.

El pasado abril, el Departamento de Estado de EEUU criticó en su informe anual sobre derechos humanos que Ortega ejerza “un control total” sobre el país después de ser reelegido en los comicios de noviembre de 2021 marcados por el encarcelamiento de opositores.

Las relaciones diplomáticas entre Washington y Managua son tensas, especialmente desde las protestas de 2018 contra el régimen de Ortega, reprimidas por las fuerzas de seguridad nicaragüenses y que se saldaron con al menos 355 muertos, decenas de presos y miles de exiliados, según organizaciones de defensa de los derechos humanos.

Estados Unidos considera fraudulenta la reelección de Daniel Ortega para un cuarto mandato consecutivo en noviembre de 2021. No obstante Nicaragua forma parte de la quincena de países de la región en los que Estados Unidos tiene embajador. Es que la lista de plazas vacantes o de nombramientos sin confirmar por el Senado es larga: Brasil, Colombia, Chile, Panamá, Uruguay, República Dominicana, Haití y Trinidad y Tobago, además de países con los que las relaciones son especialmente complicadas como Cuba y Bolivia.

Tomado de Infobae