El régimen chino volvió a confinar a un millón de personas en Wuhan más de dos años después del comienzo de la pandemia

Un distrito de Wuhan fue confinado este miércoles, más de dos años después que la ciudad donde comenzó la pandemia fuera puesta en cuarentena para contener lo que entonces era una misteriosa neumonía.

Esta decisión muestra lo lejos que está China de la normalidad postpandémica más de dos años después de que la ciudad fuera cerrada al exterior.

El distrito de Jiangxia confinó a su millón de habitantes, pidiéndoles que permanezcan en sus hogares y que no salgan a no ser que sea estrictamente necesario.

Las medidas incluyen el paro del transporte público y el cierre de los locales de entretenimiento durante tres días, tras confirmarse cuatro casos asintomáticos en el distrito el martes.

La ciudad de once millones de habitantes mira de reojo estos acontecimientos, preocupada por la historia reciente, a pesar de que hasta ahora las restricciones se limitan a ese distrito.

China, aferrada a una estricta política de “cero covid” que descarta convivir con el virus, lleva más de cinco meses lidiando con rebrotes de la variante ómicron, con el caso más serio ilustrado por el confinamiento de la megalópolis de Shanghái (26 millones de habitantes) durante más de dos meses.

China reportó 604 casos locales el martes, frente a los 868 del día anterior.

Además de incalculables pérdidas económicas, las duras medidas del régimen de Xi Jinping han provocado también por primera vez muestras visibles de irritación y descontento en la población, que hasta ahora había apoyado mayoritariamente esta política gubernamental.

La atención también está en el distrito industrial del sur de Shenzhen, que informó 4 nuevos casos para llevar el recuento desde el 19 de julio a más de 150. El brote provocó una orden para que algunas de las empresas más grandes de China operen dentro de un sistema de “burbuja cerrada” durante siete días, lo que genera preocupaciones sobre las interrupciones de la cadena de suministro global.

Las autoridades en Shenzhen dijeron el martes que el brote está bajo control, y que la mayoría de los casos se detectaron temprano y se aislaron rápidamente, aunque todavía esperan encontrar nuevas infecciones. El brote está relacionado con casos transfronterizos, dijo Lin Hancheng, funcionario de la comisión de salud, sin dar más detalles.

Según las cuentas oficiales de China, con una población de más de 1.400 millones de habitantes, desde el inicio de la pandemia unas 229.000 personas se contagiaron de covid en el país, entre las que aproximadamente 222.000 han logrado recuperarse y 5.226 fallecieron, aunque la cifra total de infectados excluye a los asintomáticos.

Tomado de Infobae

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: