Kosovo aplaza las nuevas normas fronterizas para reducir la tensión con Serbia

El gobierno de Kosovo aplazó a última hora del domingo la aplicación de las nuevas normas fronterizas que desataron tensiones en el norte del país, donde los serbios étnicos bloquearon las carreteras y unos desconocidos dispararon contra la policía.

La policía cerró el domingo dos pasos fronterizos con Serbia tras el incidente, en el que no hubo heridos, según un comunicado de la policía.

Kosovo proclamó su independencia de Serbia en 2008, pero los serbios étnicos, que son mayoría en la región del norte, no reconocen la autoridad de Pristina. Siguen siendo políticamente leales a Serbia, que aún les proporciona apoyo financiero.

Las últimas tensiones se produjeron después de que Pristina dijera que, a partir del lunes, las personas que entren en Kosovo con documentos de identidad serbios tendrán que sustituirlos por un documento temporal durante su estancia en el país. El gobierno también dijo que los serbios étnicos que tengan matrículas de vehículos emitidas por Serbia tendrán que cambiarlas por matrículas de Kosovo en un plazo de dos meses.

El Primer Ministro, Albin Kurti, dijo el domingo que se trataba de una medida recíproca, ya que Belgrado exige lo mismo a los ciudadanos de Kosovo que entran en Serbia.

Pero, tras reunirse con el embajador de Estados Unidos en Kosovo, Jeffrey Hovenier, quien dijo a los periodistas que había solicitado a Pristina que la aplicación del nuevo régimen se aplazara 30 días, el gobierno se comprometió a hacerlo.

El gobierno dijo en un comunicado que pospondría la aplicación de las dos decisiones hasta el 1 de septiembre, buscando que “se retiren todas las barricadas y se establezca la plena libertad de circulación” el lunes.

El jefe de la política exterior de la UE, Josep Borrell, saludó en Twitter la decisión de Pristina y dijo que esperaba que “todas las barricadas fueran retiradas inmediatamente”.

El domingo por la noche, cientos de personas de etnia serbia aparcaron camiones, camiones cisterna y otros vehículos de transporte pesado en las carreteras hacia los cruces de Jarinje y Brnjak con Serbia, bloqueando el tráfico, dijo un corresponsal de AFP.

Grandes multitudes de serbios locales se reunieron alrededor de las barricadas con la intención de permanecer allí.

“El ambiente ha llegado a un punto de ebullición”, dijo a primera hora del domingo el presidente serbio, Aleksandar Vucic, quien advirtió que “Serbia ganará” si los serbios son atacados.

Kurti acusó a Vucic de encender los “disturbios”.

Las fuerzas de paz de la misión KFOR, dirigidas por la OTAN, calificaron en un comunicado la situación de seguridad en el norte de Kosovo como tensa.

Las últimas tensiones importantes en la región se produjeron en septiembre, cuando cientos de personas de etnia serbia protagonizaron protestas diarias y bloquearon el tráfico en los dos pasos fronterizos. “La misión de la KFOR (Kosovo Force) dirigida por la OTAN está vigilando de cerca y está preparada para intervenir si la estabilidad se ve comprometida, de acuerdo con su mandato, procedente de la Resolución 1244 de 1999 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, afirmó en un comunicado.

Kosovo ya está reconocido por un centenar de Estados, entre ellos Estados Unidos y la mayoría de los países de la UE, pero Serbia se niega a hacerlo.

Tomado de Infobae

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s