La historia de dos jóvenes que escribieron una carta con su propia sangre y lograron condenar a su padre a cadena perpetua

Seis años después de que escribiera una carta, con su propia sangre, pidiendo justicia para su madre, que fue quemada viva, una joven india ha visto como el asesino ha sido castigado.

Basándose en los testimonios de Latika Bansal -que ahora tiene 21 años- y de su hermana menor, un tribunal ha condenado a cárcel de por vida al padre de ambas y esposo de la víctima, Manoj Bansal.

Las jóvenes relataron en el juicio que su progenitor solía golpear a su madre por “no darle a un hijo varón”.

Bansal negó las acusaciones y dijo que su mujer había muerto por suicidio. Una versión que el tribunal de la ciudad Bulandshahr, en el estado norteño de Uttar Pradesh, no creyó.

Todo por un varón

La preferencia por los hijos varones que hay en India tiene su origen en una creencia cultural muy arraigada y extendida. La tradición dicta que un hijo llevará adelante el legado familiar y cuidará de los padres en su vejez, mientras que las hijas no acarrean un costo (por la dote que hay que pagar al momento de casarlas), sino que además dejan sus familias por la de sus esposos.

Activistas atribuyen a estas costumbres el abandono y el mal trato que padecen las niñas, así como la sesgada desproporción entre sexos, causada por la eliminación de decenas de millones de fetos femeninos mediante abortos selectivos por sexo, conocidos como feticidio femenino.

Durante el juicio, las hermanas Bansal relataron que crecieron viendo cómo su padre y su familia se burlaban y agredían a menudo a su madre por sólo dar a luz niñas.

El tribunal también escuchó que la víctima había sido obligada a abortar seis veces, luego de que pruebas ilegales para determinar del sexo de fetos mostraran que estaba embarazada de una niñas.

Tomado de la BBC

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: