Cinco misterios sin resolver de los escalofriantes asesinatos de la Familia Manson

En 1969, Hollywood se sorprendió al descubrir que una de sus estrellas más prometedoras, Sharon Tate, había sido brutalmente asesinada cuando estaba embarazada de casi nueve meses.

La joven de 26 años había sido apuñalada horriblemente 16 veces en su propia casa durante la infame matanza de la familia Manson en Los Ángeles el 8 de agosto, que dejó a otros cuatro muertos.

El culto vil, dirigido por el psicópata Charles Manson, mató a la pareja casada Leno y Rosemary LaBianca solo un día después de la muerte de Sharon.

También estuvieron detrás de las muertes de Bernard “Lotsapoppa” Crowe y Gary Allen Hinman, a quienes no lograron convencer para unirse al culto.

Si bien estos son los nueve asesinatos conocidos de la pandilla malvada, se han relacionado aún más con numerosos asesinatos sin resolver a lo largo de las décadas.

Aquí profundizamos en algunos de los acertijos y rumores restantes que rodean a la familia Manson.

Además de su brutal ola de asesinatos, la familia Manson se ha relacionado con una serie de casos sin resolver, incluidos los escalofriantes asesinatos de Doreen Gaul, de 19 años, y James Sharp, de 15.

Los cuerpos de la pareja fueron descubiertos el 21 de noviembre de 1969, luego de ser arrojados en un callejón detrás de una casa en Los Ángeles. El cadáver de Doreen estaba desnudo mientras que James estaba completamente vestido.

Los oficiales de LAPD notaron que habían sido apuñalados salvajemente más de 50 veces, al igual que las víctimas de la Familia, y sus cuerpos fueron encontrados cerca de donde ocurrieron los asesinatos de Tate-LaBianca solo unos meses antes.

Las dos víctimas eran miembros de un grupo derivado de Scientology llamado Proceso del Juicio Final, al que se había vinculado a Manson .

Se rumoreaba que el miembro de la secta Bruce Davis era el ex novio de Doreen, pero negó conocerla en una entrevista con la policía.

Un hombre confesó haber matado a la pareja en un robo años después, pero nunca fue acusado antes de morir.

Meses antes de los asesinatos de Doreen y James, un observador de aves descubrió el cuerpo de una mujer no identificada cerca de Mullholland Drive con 157 puñaladas.

Fue solo 46 años después, en 2016, cuando fue identificada como Reet Jurvetson, luego de que los amigos de la familia reconocieran su boceto mortuorio.

Una vez más, la táctica ‘exagerada’ de apuñalar a la víctima varias veces fue inquietantemente consistente con los métodos utilizados por la familia Manson.

Manson fue encarcelado por los asesinatos de Tate y LaBianca en 1971, y los detectives lo interrogaron más tarde sobre la muerte de Reet, pero lo encontraron poco cooperativo y propenso a jugar juegos mentales.

También se rumoreaba que el monstruo estaba detrás de la muerte de su aparente tío, Darwin Scott.

Los rumores rodean la turbia historia familiar de Manson y nunca conoció a su padre biológico, que se cree que es el coronel Walker Henderson Scott Sr, un trabajador que se fue después de descubrir que su madre, Kathleen, estaba embarazada.

El hermano del coronel Walker, Darwin, fue encontrado muerto a machetazos en su apartamento el 27 de mayo de 1969.

En 1971, dos años después del asesinato de Tate, Ronald Hughes, abogado del miembro de la secta Leslie Van Houten, desapareció misteriosamente sin dejar rastro.

Cuando finalmente se encontró su cuerpo en estado de descomposición en el condado de Ventura, Sandra Good, miembro de la familia, afirmó que lo habían asesinado después de «ofender» a Manson durante el juicio.

¿Cuál era la verdad detrás de la teoría de la ‘red satánica’?

Casi una década después de los asesinatos de la familia Manson, el asesino en serie David Berkowitz asesinó a seis hombres y mujeres en Nueva York.

Los asesinatos entre 1976 y 1977 se denominaron los asesinatos del Hijo de Sam y fueron investigados durante décadas por el reportero Maury Terry.

Tal como se revela en el documental de Netflix Los hijos de Sam , el periodista se obsesionó con su corazonada de que los Berkowitz no actuaban solos y formaban parte de una siniestra red satánica con vínculos con Manson.

Según la teoría, la red tenía su sede en California, Texas y Nueva York y había sido responsable de una serie de asesinatos que tenían elementos rituales.

Algunos creían que incluso trabajaban para los capos de la droga y otras figuras poderosas del establecimiento.

Los esfuerzos de Terry por defender la teoría, que nunca se comprobó por completo, finalmente lo llevaron a una búsqueda retorcida que lo persiguió hasta su muerte en 2015 a la edad de 69 años.

¿Beach Boy fue testigo de la ejecución?

La estrella de los Beach Boys, Dennis Wilson, tuvo una relación cercana pero breve con miembros de la familia Manson en 1968.

Hospedó a miembros de la Familia, en su mayoría mujeres que eran vistas como sirvientas, en su propia residencia en Sunset Boulevard.

Dennis gastó $100,000 de su propio dinero en la Familia, financiando gastos como ropa, alimentos, automóviles y un tratamiento para un problema persistente de gonorrea que afecta a los miembros de la Familia .

Se dice que quedó fascinado por el culto y nombró a su líder «el mago».

Dennis incluso grabó una canción escrita por Manson para los Beach Boys llamada Never Learn Not to Love, pero enfureció al líder al no darle crédito.

Posteriormente, la familia destruyó sus autos, mientras que él se vio obligado a mudarse de su casa por miedo.

Pero en la historia más oscura sobre la relación de Dennis con la secta, el Beach Boy Mike Wilson afirmó que la estrella incluso había sido testigo de un asesinato.

En sus memorias de 2016, Good Vibrations, Mike dijo que Dennis le había dicho que vio a Manson matar a tiros a un hombre con un rifle M-16 y arrojar su cuerpo a un pozo.

De ser cierto, sería el primer caso en el que Manson fue acusado de llevar a cabo personalmente un asesinato, en lugar de conspirar para matar a través de sus seguidores.

¿Estaba Manson tratando de provocar una guerra racial?

Hasta el día de hoy, no está claro por qué la Familia emprendió su juerga sedienta de sangre.

Pero una de las teorías más perdurables es que Manson quería desencadenar una «guerra» a nivel nacional para impulsar su agenda racista.

Según los informes, el culto creía que las tensiones entre los estadounidenses blancos y negros habían llegado a un punto álgido, y que un enfrentamiento era inevitable.

Manson convenció a sus seguidores de que las protestas que siguieron a la muerte de Martin Luther King fueron el comienzo de un ‘levantamiento’ dentro de la población negra.

Interpretó canciones de los Beatles, incluido su éxito Helter Skelter, y pasajes de la Biblia como señales de un ‘apocalipsis racial’ inminente.

¿Doris Day salvó a su hijo de los asesinos?

Charles Manson creía que estaba destinado a ser una estrella del pop y tenía una pasión por la música.

Esto lo llevó a hacerse amigo de Terry Melcher, un productor musical e hijo de la leyenda de la pantalla Doris Day.

Terry escuchó algunas de las canciones de Manson, pero no quedó impresionado.

«Una vez que llegó [a la casa de Manson], solo quería largarse de allí», dijo a Fox News Bill Cassara, un ex oficial de policía que conocía a Terry.

«Fue asqueroso y muy obvio que no había talento. Describió haber escuchado a las chicas de Manson cantar mientras él tocaba la guitarra. Sintió que tenía que irse. Así que trató de hacer una salida elegante».

Siete meses después, Tate, Jay Sebring, Abigail Folger, Wojtek Frykowski y Steven Parent fueron masacrados en 10050 Cielo Drive en Los Ángeles, la misma casa de la que Terry acababa de mudarse.

Se dice que después de preocuparse por las prácticas cada vez más oscuras del grupo, Doris le aconsejó a su hijo que abandonara su casa y se mudara con ella.

En ese momento, se teorizó que Terry era el objetivo previsto, pero la policía estableció más tarde que Manson sabía que se había mudado de la casa.

Sin embargo, hasta su muerte en 2004 a la edad de 62 años, el productor vivió con el temor de ser el próximo éxito de la secta.

«Nadie hablaría jamás de los asesinatos de Manson delante de Terry», dijo Cassara. «Terry era una persona muy paranoica. No le gustaba estar rodeado de multitudes. Ciertamente no le gustaba que lo reconocieran».

Tomado de https://www.the-sun.com/

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: