La primera crisis de deuda externa de China: el esquema de préstamos en el extranjero que pone a Beijing en apuros

La Torre Lotus de Colombo, la capital de Sri Lanka, fue financiada por un banco estatal chino. Uno de los edificios más altos del sur de Asia, pretendía ser una metáfora del florecimiento de la cooperación bilateral con Beijing. En cambio, se ha convertido en todo lo contrario: un símbolo de los crecientes problemas que enfrenta el esquema de préstamos en el extranjero de China, la “Iniciativa de la Franja y la Ruta”.

La construcción sufrió largas demoras y una acusación de corrupción contra uno de los contratistas chinos. Las atracciones de la torre, como un centro comercial, un centro de conferencias y varios restaurantes, permanecen sin terminar o en gran parte sin usar. La torre es un nuevo elefante blanco.

Cuando los funcionarios estadounidenses e indios acusan a China de intimidar a los países pobres con préstamos onerosos, Sri Lanka es su ejemplo más citado. El esquema ideado por Beijing es la mayor apuesta de política exterior de Beijing desde la fundación de la República Popular en 1949. Pero una gran cantidad de proyectos no han logrado generar rendimiento, y los enormes préstamos exacerban las presiones financieras sobre los gobiernos vulnerables: Sri Lanka dejó de pagar su deuda soberana en mayo.

Una investigación del Financial Times ha descubierto una montaña de préstamos morosos: “En varios países de Asia, África y América Latina, el proyecto corre el riesgo de convertirse en una serie de crisis de deuda. El tema es de crucial importancia para el mundo en desarrollo debido a la gran escala de la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Desde que el programa se propuso por primera vez en 2013, el valor de los proyectos de infraestructura liderados por China y otras transacciones clasificadas como “la Franja y la Ruta” en decenas de países en desarrollo alcanzó los 838.000 millones de dólares a finales de 2021″.

Según los datos recopilados por un grupo de investigación con sede en Nueva York, Rhodium Group, el valor total de los préstamos de instituciones chinas que tuvieron que renegociarse en 2020 y 2021 aumentó a USD 52 mil millones, más del triple de los USD 16.000 millones de los dos años anteriores. Esto eleva el total de préstamos chinos en el extranjero que se han renegociado desde 2001 a USD 118 mil millones, el 16% del total extendido.

Y, según el Financial Timesel impacto acumulativo de las múltiples renegociaciones a las que se enfrenta actualmente Beijing “equivale a la primera crisis de deuda exterior del país”.

“A medida que explota un número cada vez mayor de préstamos de la Franja y la Ruta, China también se ha visto envuelta en la concesión de préstamos de ‘rescate’ a algunos gobiernos para evitar que sus problemas de deuda se transformen en crisis de balanza de pagos en toda regla”.

Y la magnitud del sobreendeudamiento en los países de la Franja y la Ruta también está captando la atención de los líderes mundiales. En mayo, fue el canciller alemán Olaf Scholz quien dio la alarma sobre la ola de préstamos de China en los países más pobre: “Existe un peligro realmente serio de que la próxima gran crisis de deuda en el sur global provenga de los préstamos que China ha otorgado en todo el mundo”.

Según información de AidData, los “préstamos de rescate” otorgados por las instituciones estatales de China se dan en general en forma de inyecciones a corto plazo de moneda fuerte que permiten a los países deudores pagar sus préstamos y evitar el incumplimiento. Las naciones que han recibido estso préstamos son: Pakistán, Argentina, Bielorrusia, Egipto, Mongolia, Nigeria, Turquía, Ucrania y Sri Lanka.

Algunos de estos proyectos son dinero malgastado, mientras que otros realmente generan un beneficio para la población. Pero cuando la carga de la deuda resulta insostenible, China a menudo se ve obligada a otorgar nuevos préstamos o enfrentar la angustia más amplia que sigue a un incumplimiento.

Tales problemas financieros están provocando un replanteamiento silencioso pero fundamental en Beijing a medida que aumentan los riesgos económicos en todo el mundo, dice al Financial Times un alto asesor del gobierno en Beijing: “Mucha inversión en los países de la Franja y la Ruta no tenía sentido comercial y era, en efecto, una forma de fuga de capitales. Además, las perspectivas económicas en muchos de estos países, encabezados por los africanos, han empeorado dramáticamente en los últimos años. Eso hace que sea más imperativo que lo pensemos dos veces antes de emprender otra ola de préstamos”.

Para el FT, la gran pregunta que enfrenta ahora China a medida que la angustia de la deuda se extiende en medio de la desaceleración del crecimiento mundial es si Beijing participará y en qué medida en los programas multilaterales de resolución de la deuda en los países de la Franja y la Ruta. “El destino de varios mercados emergentes vulnerables parece depender de la respuesta. Tanto Zambia como Sri Lanka son casos de prueba”. Pero un enfoque multilateral es contrario a la intuición de Beijing porque la iniciativa fue diseñada desde el principio con una dinámica estrictamente bilateral.

Algunos analistas dicen que China tiene buenas razones para ser cautelosa al firmar un enfoque multilateral liderado por el FMI y el grupo de países acreedores ricos del Club de París.

Kevin Gallagher, director del Centro de Políticas de Desarrollo Global de la Universidad de Boston y asesor del gobierno chino, dice al FT que China tiene “críticas legítimas” de las condiciones adjuntas a los programas del FMI que son un requisito previo para la reestructuración de la deuda soberana: “¿Qué tipo de opinión van a tener en algo que está tan impulsado por los franceses y los EEUU? No creen que un programa de austeridad sea la forma de sacar a un país de la recesión”.

Pero hay señales iniciales de que Beijing puede estar dispuesto a permitir al menos una medida de cooperación, ya que se sentó el mes pasado con Francia como copresidente del comité oficial de acreedores que representa a los prestamistas bilaterales de Zambia, que ahora está un paso más cerca de un paquete de rescate de 1.400 millones de dólares del FMI.

Los préstamos de esta iniciativa han ayudado a convertir a China en el mayor prestamista bilateral del mundo. Pero su falta de voluntad para comprometerse con otros acreedores en la renegociación de la deuda ha sido una fuente de frustración en las organizaciones multilaterales. Como dijo Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI: “Los grandes prestamistas, tanto soberanos como privados, deben intensificar y desempeñar su papel. El tiempo no está de nuestro lado”.

Tomado de Infobae

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: