Qué provocaría que Rusia desate una guerra nuclear

Para mí”, bromeó Oleksii Reznikov, ministro de Defensa de Ucrania, “la palabra ‘imposible’ significa ‘posible en el futuro’”. Con razón. Los misiles antitanque Javelin, prohibidos por Estados Unidos cuando Rusia tomó los primeros trozos de Ucrania en 2014, llegaron en un goteo a partir de 2017 y luego en una avalancha cuando Rusia invadió de nuevo en febrero.

Las armas antiaéreas Stinger, igualmente rechazadas, llegaron en marzo. Y los largamente esperados lanzacohetes Himars han estado tomando puestos de mando y vertederos de armas muy por detrás de las líneas del frente de Rusia desde junio. Los aviones de combate F-16 podrían llegar algún día.

Estados Unidos Europa alaban el decidido espíritu de lucha de Ucrania, lo que plantea una pregunta persistente: ¿por qué no se envían más armas, más rápidamente? Las respuestas de los funcionarios varían: Occidente se está moviendo con una velocidad sin precedentes; está dando prioridad a las armas que se necesitan con más urgencia; tiene que formar a los ucranianos para que utilicen y mantengan su nuevo equipo; y tienen que demostrar que pueden utilizarlo eficazmente en la batalla.

Sin embargo, la razón más poderosa para la cautela de Estados Unidos es el miedo a la escalada: que Rusia pueda arremeter militarmente contra la OTAN (“escalada horizontal”, en la jerga) o recurrir a las armas químicas o nucleares en Ucrania (“escalada vertical”). Cualquiera de las dos versiones llevaría con toda seguridad a la OTAN a un conflicto directo con Rusia, y el presidente Joe Biden ha prometido evitar la “Tercera Guerra Mundial”.

El contraataque ucraniano para reconquistar Kherson, que ya está en marcha, supone una prueba. Si tiene éxito, los halcones lo verán como una prueba de que Ucrania, con la ayuda adecuada, puede ganar la guerra. Los partidarios de la guerra temerán que esto provoque una reacción exagerada de Vladimir Putin, el presidente ruso.

El día que invadió UcraniaPutin amenazó a los extranjeros que pensaban intervenir con consecuencias inmediatas “como nunca habéis visto en toda vuestra historia”. Los medios de comunicación estatales de Rusia fantasean escabrosamente con ataques nucleares contra Occidente. Sin embargo, por ahora, Estados Unidos dice que no hay señales de que Rusia haya puesto sus fuerzas nucleares en alerta máxima. Estados Unidos Rusia siguen intercambiando información sobre sus armas nucleares de largo alcance. El 1 de agosto, Biden pidió a Rusia que reanudara las conversaciones sobre el control de armas.

A lo largo de cinco meses de combates, el umbral para un enfrentamiento directo se ha desplazado repetidamente, aparentemente sin consecuencias nefastas para Occidente. “La OTAN ha sido brillante a la hora de reducir su ayuda”, dice James Acton, del Carnegie Endowment for International Peace, un centro de estudios de Washington. “Ha dado a los ucranianos una buena cantidad de apoyo, pero en ningún momento ha presentado a Rusia un punto en el que pudieran decir: ‘No más’”.

No todos están de acuerdo. “Cada tajada de salami significa que mueren más ucranianos inocentes”, replica Ben Hodges, antiguo jefe de las fuerzas estadounidenses en Europa. Dice que la administración Biden ha exagerado el riesgo de escalada”. El Kremlin, argumenta, ya está haciendo lo peor, en términos de atrocidades y de esfuerzo militar, y su marina y su fuerza aérea están “aterrorizadas” por los ucranianos. Rusia no quiere enfrentarse a la OTAN, dice el ex general, y una respuesta nuclear es muy poco probable.

Otros advierten que Rusia puede intensificar la situación en lugar de aceptar la derrota. Samuel Charap, de la RAND Corporation, un think-tank estrechamente vinculado al Pentágono, dice que Rusia tiene una capacidad militar no utilizada, especialmente si inicia una movilización. La fuerza aérea también podría comprometerse más. Cuanto más ayude Occidente Ucrania, más subirá Rusia la apuesta. “No hay un equilibrio estable”, argumenta Charap. “Estamos en una escalada lenta e incremental”.

La historia de la Guerra Fría sugiere que los países pueden llegar a librar guerras por delegación contra potencias nucleares sin que haya represalias atómicas (aunque con sustos). Piénsese en el apoyo de Rusia China Vietnam del Norte contra Estados Unidos en la década de 1970; o en Estados Unidos armando a los muyahidines afganos para desangrar a la Unión Soviética en la década de 1980.

La doctrina publicada por Rusia contempla cuatro escenarios para el uso de armas nucleares: la detección de un ataque con misiles balísticos contra Rusia o sus aliados; un ataque contra ellos con armas nucleares u otras armas de destrucción masiva; acciones que amenacen sus sistemas de mando y control nuclear; y “la agresión contra la Federación Rusa con el uso de armas convencionales cuando la propia existencia del Estado esté en peligro”.

A primera vista, el armamento de Occidente Ucrania no alcanza ninguna de esas líneas rojas. Sin embargo, el concepto de amenaza existencial es elástico, señala Bruno Tertrais, de la Fundación para la Investigación Estratégica, un centro de estudios de FranciaPutin ha descrito a Ucrania como “una cuestión de vida o muerte”. También ha sugerido que cualquier ataque a Crimea, que Rusia se anexionó en 2014, sería igualmente grave (y si Rusia se anexiona formalmente más territorio ucraniano, intentar retomarlo puede ser más peligroso). Otros se preguntan si Putin se considera a sí mismo como el Estado, de modo que cualquier peligro para su régimen se considera una amenaza existencial para Rusia.

Un reciente documento del RAND elaborado por Charap y otros establece cuatro escenarios de escalada horizontal. El primero se denomina “Vía 0″ porque la espiral de escalada puede estar ya en marcha: Rusia está obligada a responder a las fuertes pérdidas militares y económicas que se le infligen, si no ahora, sí “a su debido tiempo”. Lo siguiente es un ataque preventivo por parte de Rusia si cree que la OTAN está a punto de intervenir directamente, después de desplegar sistemas de misiles cerca de la frontera rusa, por ejemplo. La tercera es atacar las líneas de suministro militar que apoyan a Ucrania. El último es “un aumento dramático de la inestabilidad doméstica, económica y política en Rusia”.

En la mayoría de los casos, la retribución de Rusia probablemente comenzaría de forma encubierta, por ejemplo, mediante ciberataques, sabotajes, asesinatos, etc. El escenario de anticipación es más probable que provoque un ataque militar, tal vez incluso un ataque nuclear. Los escenarios pueden solaparse y “todos son más peligrosos si Rusia va perdiendo”, añade Charap.

En realidad, nadie sabe dónde están las líneas rojas de Putin. Quizá ni siquiera él lo sepa. Estados Unidos ha dejado de hablar de ayudar a Ucrania a “ganar” y de debilitar a Rusia. En su lugar, habla de asegurarse de que Ucrania no pierda. En un artículo de opinión para el The New York Times en mayo, Biden enumeró muchas cosas que Estados Unidos no haría. No trataría de derrocar a Putin. No enviaría tropas a Ucrania ni lucharía contra Rusia. No alentaría ni permitiría a Ucrania atacar a Rusia. Tampoco “prolongaría la guerra sólo para infligir dolor a Rusia”.

Biden advirtió a Rusia que el uso de armas nucleares “tendría graves consecuencias”. La respuesta dependería de las circunstancias, pero los funcionarios susurran que podría implicar ataques convencionales en lugar de nucleares. Evidentemente, Biden no quiere llegar a ese punto.

Al mismo tiempo que sortea estos límites autoimpuestos, Biden ha dejado su destino sin declarar. Fuentes informadas dicen que los altos funcionarios están llevando a cabo juegos de guerra para decidir su objetivo final. Por el momento, la administración habla diciendo que quiere “una Ucrania democrática, independiente, soberana y próspera”. No adopta la demanda de Ucrania de devolver todos los territorios perdidos, incluidos los terrenos que Rusia tomó en 2014. Intencionadamente o no, la política de Biden probablemente generará una larga guerra o un estancamiento. Ello corre el riesgo de resquebrajar la unidad y el poder de permanencia de los países occidentales si los votantes se rebelan contra la estanflación, la escasez de energía y la factura por apoyar a Ucrania. Ese puede ser, por supuesto, el plan de Putin.

Sin embargo, la frustración y la incertidumbre están en la naturaleza de la disuasión nuclear: a Estados Unidos le disuade de intervenir directamente; a Rusia, de golpear a la OTAN. El difunto Tom Schelling, economista y estratega nuclear, afirmaba que el borde de la guerra puede ser desconocido: no es “el borde afilado de un acantilado en el que uno puede pararse firmemente, mirar hacia abajo y decidir si se zambulle o no”; en cambio, es una pendiente curva y resbaladiza en la que “ni la persona que está allí ni los espectadores pueden estar seguros de la magnitud del riesgo”. Cuando el peligro es un intercambio nuclear catastrófico, ¿quién puede culpar a los líderes de ir con cuidado?

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: