Médicos de Baja California usaron “pacientes fantasma” para extraer fentanilo de hospitales

Durante los últimos años el uso del fentanilo como droga aumentó considerablemente, pese a los riesgos a la salud que esto representa, tal como lo revelan las más de 100,000 muertes registradas por su consumo en Estados Unidos, entre abril de 2020 y abril de 2021.

Además de su fabricación ilícita en forma de tabletas, líquido o polvo, el fentanilo también se puede encontrar como medicamento en los hospitales, ya que es recetado por los médicos para tratar el dolor intenso, especialmente después de una operación y en las etapas avanzadas del cáncer.

Esto ha provocado la sustracción ilegal de la sustancia, tal como ocurrió en Baja California, donde varios médicos usaron a “pacientes fanstasma” o inexistentes, para recetar medicamentos con fentanilo y extraerlo de los hospitales.

De acuerdo con una investigación realizada por el diario Milenio, los doctores, que ya son investigados por las autoridades, emitían recetas a nombre de pacientes con nombres falsos o quienes no vivían en los domicilios referidos, los cuales se encontraban en barrancas o sitios de difícil acceso.

Según el medio citado, la Fiscalía General del Estado ubicó cientos de viviendas “fantasma”, las cuales forman parte de una trama de tráfico de fentanilo, ketamina y alprazolam, fármacos que posteriormente fueron vendidos en el mercado negro.

El modus operandi de estos médicos resultó tan lucrativo, que las autoridades de la entidad calculan que el valor de los medicamentos suministrados a pacientes inexistentes supera los dos millones de pesos.

El primer caso se detectó a finales de 2018, cuando desapareció un lote entero con 1,600 cajas con seis ampolletas cada una. El fentanilo salió de la delegación de Ensenada y, a partir de entonces, se han detectado al menos 700 recetas irregulares de medicamentos controlados.

Un expediente al que tuvo acceso Milenio, revela que tan solo dos médicos de la entidad emitieron 101 recetas de estas sustancias psicotrópicas entre 2019 y 2021, quienes fueron separados de sus cargos y actualmente colaboran con las autoridades para develar la estructura criminal.

Hasta el momento, la principal línea de investigación es que los fármacos tuvieron como destino hospitales clandestinos para tratamientos de belleza, sin embargo, no se descarta que se hayan enviado a algún cártel para comercializarlo como droga.

Tomado de https://laopinion.com/

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: