Un hombre quedó sepultado mientras excavaba un túnel ilegal en Roma

Un hombre quedó sepultado el jueves mientras excavaba un túnel ilegal bajo una calle de Roma, aunque tras ocho horas fue extraído con vida por los equipos de emergencia, que no excluyen que su intención fuera perpetrar un robo en la zona.

El suceso se produjo en la Vía Innocenzo XI, en las inmediaciones de la Ciudad del Vaticano, cuando un hombre quedó atrapado en el túnel que estaba excavando a seis metros de profundidad bajo esta concurrida calzada, según informaron los bomberos de la capital.

Ocurrió alrededor de las 11, hora local, cuando el piso de una tienda se derrumbó sobre el hombre.

Otras tres personas que lo ayudaban lograron escapar, pero fueron inmediatamente detenidas por las autoridades. Las autoridades sospechan que fue alguna de esas personas las que llamó a los servicios de emergencias antes de intentar huir del lugar, sin éxito.

Por el momento se desconoce la razón por la que estaba realizando esa perforación ilegal aunque las autoridades sospechan que estaba planeando robar, pues a poca distancia hay un banco y dos oficinas postales, además de otros establecimientos, informan los medios.

Sobre todo porque mañana empieza el puente del Ferragosto, del 15 de agosto, y casi la totalidad de establecimientos de la ciudad permanecerán cerrados hasta la mañana del próximo martes.

No obstante, por el momento no hay una versión oficial de los hechos, que están siendo investigados.

“Por favor, agua”, pedía el hombre enterrado, de 35 años, de acuerdo con una crónica del diario La Reppublica. En un video difundido en ese mismo diario, se puede ver el momento de su rescate, que es aplaudido por los transeúntes en el lugar. “Ayúdenme, sáquenme por favor”, gritaba el hombre desde abajo de los escombros.

Las unidades especiales de los bomberos se enzarzaron durante más de ocho horas en una auténtica carrera contrarreloj, obligándose a destruir parte de la calzada para poder salvar al hombre que se encontraba atrapado. También cavaron con sus propias manos para no comprometer la seguridad de la víctima.

Durante el rescate, al hombre también se le proporcionó un cilindro de oxígeno para que pudiera respirar, se le brindó nutrición líquida y apoyo médico psicológico.

Según los medios locales, el local donde ocurrió el derrumbe había sido alquilado por cuatro personas para iniciar una actividad comercial no identificada.

Todos los involucrados en el episodio tienen antecedentes penales, según el diario romano Il Messaggero.

Via Innocenzo XI, en Gregorio VII, estuvo cerrada al tráfico durante horas.

Con información de EFE

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: