El representante del Vaticano en la OEA manifestó su preocupación por la persecución del régimen de Ortega en Nicaragua

El observador permanente de la Santa Sede ante la OEA, Juan Antonio Cruz Serrano, manifestó su preocupación sobre la persecución aa la Iglesia católica en Nicaragua, durante la sesión extraordinaria del Consejo Permanente celebrada el viernes en su sede en Washington.

La Santa Sede no puede dejar de manifestar su preocupación al respecto, mientras asegura su deseo de colaborar siempre por quienes apuestan por el diálogo como instrumento indispensable de la democracia y garante de una civilización más humana y fraterna”, expresó Cruz Serrano.

Y añadió una apuesta por el diálogo: “La Santa Sede hace un llamado para que las partes puedan encontrar un camino de entendimiento basados en el respeto y en la confianza recíproca, buscando ante todo el bien común y la paz”.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) condenó este viernes a Nicaragua por “el hostigamiento” a la Iglesia católica, el “cierre forzado” de ONG y la “persecución” de la prensa e insistió en que el gobierno de Daniel Ortega libere a los presos políticos.

La resolución sobre la situación en Nicaragua —presentada por Antigua y Barbuda—fue aprobada por 27 votos a favor de los 34 miembros activos, uno en contra (San Vicente y las Granadinas) y cuatro abstenciones (Bolivia, El Salvador, Honduras y México). Además, las delegaciones de Colombia, gobernada desde el domingo por el nuevo presidente Gustavo Petro, y la de Nicaragua estaban ausentes.

Así, la OEA condenó “enérgicamente el cierre forzado” de ONGs y el “hostigamiento y las restricciones arbitrarias de organizaciones religiosas y de las voces críticas del gobierno y sus acciones”.

Los sacerdotes nicaragüenses han sido duramente criticados por el gobierno del mandatario Daniel Ortega desde las protestas opositoras de 2018, por haber dado refugio a los manifestantes que resultaron heridos o huían de la represión que se saldó con 355 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Además, la OEA insistió en que Nicaragua debe liberar “de inmediato a todos los presos políticos, cese la persecución y la intimidación de la prensa independiente y garantice el ejercicio del derecho a la libertad de expresión”.

Se refiere a unos 190 opositores detenidos, entre ellos siete ex aspirantes a la presidencia que buscaban retar a Ortega en las elecciones de noviembre pasado, en las que el ex guerrillero obtuvo su cuarto mandato consecutivo.

Daniel Ortega consideró estas protestas un fallido golpe de Estado promovido por la oposición con el apoyo de Washington y la complicidad de los obispos. Y el 18 de noviembre de 2021 anunció que se retiraba de la OEA.

La organización le recuerda sin embargo que legalmente debe cumplir con sus obligaciones hasta el 18 de noviembre de 2023, cuando se haría efectiva su retirada.

“El ambiente de opresión se ha agravado”, se alarmó la OEA, que dice estar preocupada por el hecho de que Nicaragua haya hecho caso omiso de las declaraciones, resoluciones y mandatos de la Asamblea General y del Consejo Permanente que le instaban a respetar los derechos humanos.

Este viernes, el organismo reiteró su ofrecimiento “a trabajar” con el gobierno nicaragüense para que “restablezca la institucionalidad democrática y el respeto a los derechos humanos”.

Tomado de Infobae

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: