Ecuador: Guillermo Lasso declaró el estado de excepción en Guayaquil tras el ataque narco que dejó cinco muertos

Tras la muerte de cinco personas en Guayaquil por un ataque que el Gobierno atribuyó al crimen organizadoel presidente ecuatoriano Guillermo Lasso declaró este domingo el estado de excepción en la ciudad.

“He declarado en Estado de Excepción a la ciudad de Guayaquil debido a los sucesos delictivos dados en las últimas horas. Se dispondrá de toda la fuerza pública para restablecer el control de la ciudad”, anunció el jefe de Estado en sus redes sociales.

Y advirtió: “No permitiremos que el crimen organizado pretenda manejar al país”.

De acuerdo a lo indicado por las autoridades, dos sicarios a bordo de una moto plantaron un explosivo frente a un restaurante en el barrio popular de Cristo del Consuelo.

“Mercenarios del crimen organizado, que han narcotizado la economía durante mucho tiempo, ahora atacan con explosivos”, escribió en Twitter el ministro del Interior, Patricio Carrillo, al compartir la noticia. “Es una declaración de guerra al Estado”, agregó.

Tres personas fallecieron en el lugar de la detonación y las otras dos murieron en un hospital de la ciudad, declaró a la prensa el general Víctor Zárate, comandante de la zona 8, a la que pertenece Guayaquil (suroeste). Agregó que además hay 20 heridos, que están siendo atendidos en varios centros médicos.

Tras lo sucedido el Gobierno ofreció una recompensa de 10.000 dólares por información que permita esclarecer el caso.

El Ministerio de Gobierno, liderado por Francisco Jiménez, emitió un comunicado oficial en el que calificó este suceso como un “acto de terrorismo” y se comprometió a identificar y castigar a los responsables del atentado.

“A nombre del Gobierno Nacional y del mío propio extendemos nuestro más sentido pésame a los familiares de las víctimas de este acto de terrorismo. No podemos regresar las vidas de los que fallecieron, pero identificaremos a los culpables de este crimen y sobre ellos caerá todo el peso de la ley”, se precisó en el texto.

Además, aseguró que el presidente Lasso “ha determinado con claridad que la seguridad es prioridad nacional” y que, por ello, el Ejecutivo insiste en hacer un llamamiento a todas las autoridades del país para “unir esfuerzos en favor de la seguridad” ciudadana.

“Las fuerzas del orden necesitan hoy más que nunca la confianza de que no serán criminalizados por cumplir con su deber de defender a los ecuatorianos”, agregó el Ministerio y remarcó que el Gobierno trabajará con las herramientas de la ley para garantizar un “trabajo coordinado y contundente de Policía y Fuerzas Armadas, en esta lucha por construir condiciones de una paz duradera”.

Por su parte, el mandatario también cuestionó en sus redes sociales a la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, quien declaró que “las bandas criminales se han convertido en un Estado dentro del Estado”. “La señora alcaldesa parece no comprender que el enemigo del país es el narco terrorismo que se quiere instalar en la sociedad; y no el Gobierno. En países que se han vivido estas penosas experiencias, las autoridades actúan en unidad y no divididas como sugieren sus declaraciones”, respondió el jefe de Estado.

El abogado y activista guayaquileño Pedro Granja comparó la situación de inseguridad en su ciudad con la que en su momento afectó a la colombiana de Medellín, durante la época del narcotraficante Pablo Escobar. “No es la Medellín de Pablo Escobar. Es el Cristo del Consuelo en Guayaquil. Terroristas pusieron una bomba en la madrugada: 5 personas asesinadas. 7 personas heridas. 8 casas destruidas”, denunció en su cuenta de Twitter.

“Lo del Cristo del Consuelo es la desgarradora imagen de un país abandonado a su suerte”, agregó el activista.

Guayaquil, una de las ciudades más pobladas de Ecuador y nudo del comercio exterior del país, ha sido el blanco de una ola de violencia y delitos como asaltos, casos de asesinatos por encargo (sicariato) y enfrentamientos a tiros entre bandas de delincuentes. Aunque ese tipo de violencia también se ha extendido a otras ciudades del país como Quito, la de Guayaquil ha sido resonada fuertemente por los medios de comunicación que a diario informan de los crímenes en la ciudad.

Ecuador, además, soporta una crisis en sus prisiones, por la disputa de grupos armados que buscan hacerse con el control de las cárceles, enfrentamientos que han dejado más de 400 reclusos asesinados en los últimos dos años.

Con información de EFE

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: