Nube de gas letal mató a casi 2000 personas

Una erupción de gas letal del lago Nyos en Camerún mató a casi 2000 personas y arrasó con cuatro aldeas el 21 de agosto de 1986.

El lago Nyos y el lago Monoun son lagos de cráter de aproximadamente una milla cuadrada ubicados en áreas montañosas remotas del noroeste de Camerún, dominadas por acantilados rocosos y vegetación exuberante. 

En agosto de 1984, 37 personas cerca del lago Monoun murieron repentinamente, pero el gobierno ocultó en gran medida el incidente

Dado que no hay electricidad ni servicio telefónico en la zona, no fue difícil mantener el incidente en secreto y las 5.000 personas que vivían en las aldeas cercanas al lago Nyos desconocían el peligro potencial de su propio lago. 

Aproximadamente a las 9:30 p. m. del 21 de agosto, un ruido retumbante emanó del lago durante 15 a 20 segundos, seguido de una nube de dióxido de carbono y una ráfaga de aire maloliente. La nube se movió rápidamente hacia el norte, hacia el pueblo de Lower Nyos, algunas personas intentaron huir de la nube; más tarde fueron encontrados muertas en los caminos que se alejaban del pueblo.

La nube mortal de gas luego se trasladó a Cha Subum y Fang, donde otras 500 personas perdieron la vida. El dióxido de carbono mató a todo tipo de animales, incluidos los insectos pequeños, a su paso, pero no afectó a los edificios ni a las plantas, según se informó, incluso los sobrevivientes experimentaron ataques de tos y vomitaron sangre.

Los forasteros se enteraron del desastre cuando se acercaron a las aldeas y encontraron cuerpos de animales y humanos en el suelo. La mejor estimación es que murieron 1.700 personas y miles de cabezas de ganado. 

Una investigación posterior del lago mostró que el nivel del agua era cuatro pies más bajo que antes. Aparentemente, el dióxido de carbono se había acumulado en los manantiales subterráneos y el agua del lago lo retenía, cuando finalmente estallaron los mil millones de yardas cúbicas de gas, viajó a baja altura (es más pesado que el aire) hasta que se dispersó. 

El lago Nyos ahora debe ser monitoreado constantemente para detectar la acumulación de dióxido de carbono.

Tomado de https://laopinion.com/

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: