Estrella porno sufre terribles lesiones cuando actúa con pasión en sus películas

Adriana Chechik, una de las máximas figuras del porno actual, reconoció que tiene graves lesiones en el cuello y la columna debido a la intensidad con la que graba las escenas de sexo de las películas en las que trabaja.

La industria del cine para adultos, comúnmente conocido como cine porno, es menos conocida por las lesiones físicas que sufren sus protagonistas que por los problemas de salud mental que afectan a muchas estrellas. Los actores sufren con frecuencia de depresión y adicción a las drogas, al punto que en 2018, The Post informó que “las estrellas del porno morían a un ritmo alarmante”, con siete jóvenes estrellas encontradas muertas en un lapso de solo cinco meses.

En una entrevista en The Plug Podcast, la actriz de películas para adultos contó que las heridas que tiene en el cuerpo son comparables con las que sufren, muchas veces, los luchadores. “Siento que es como la lucha, pero más sexy”, ironizó.

Chechik detalló que para tratar de relajar su cuerpo después de las largas horas de rodaje, usa la misma técnica que los rugbiers: darse un baño con agua y hielo. De esta forma, la recomposición muscular es más rápida, señalan los especialistas.

“Me meto en la bañera con agua y hielo para no sentir dolor. Siento que mi cuerpo estuvo un accidente a 30 kilómetros por hora o algo así”, detalló Chechi, que tiene en su currículum unas 360 películas filmadas, y cuyo verdadero nombre es Dezarae Kristina Charles.

Las lesiones de Adriana Chechik

La actriz enumeró cómo son las lesiones que le quedaron en el cuerpo. “¿Tenés lastimado el cuello por los movimientos del sexo oral?”, preguntó Lena Nersesian, la conductora del podcast.

«Tengo un nervio pinzado, varias partes de mi columna están fuera de su lugar natural, el disco está complicado y mi tronco encefálico quedó corrido», contó Chechik. 

Luego, Chechik explicó que esta última herida se debe al constante impacto que le genera el movimiento que tiene sexo oral en una película. “Siempre trato de no hacerlo, pero es imposible”, dijo.

En el reportaje, además, comentó que una de las últimas veces que la atendió su médico por sus dolores, le contó que estaba planeando hacer una orgía con varias personas. El profesional le advirtió que no lo hiciera porque podía ser peligroso. «‘¿No podés esperar un año para que se cure tu cuerpo?’, me dijo. Y yo le dije que no, mientras él insistía que me trataran bien”, sostuvo.

Tomado del Clarín

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: