La Fiscalía de Paraguay confirmó que inició una investigación contra el vicepresidente Hugo Velázquez por corrupción

La Fiscalía de Paraguay abrió una investigación contra el vicepresidente del país, Hugo Velázquez, a raíz de las acusaciones vertidas por Estados Unidos sobre su supuesta implicación en un soborno.

La Administración estadounidense catalogó el 12 de agosto a Velázquez de “significativamente corrupto” por, presuntamente, haber ofrecido un soborno de más de un millón de dólares a un funcionario público y entorpecer una investigación contra él.

Velázquez respondió inicialmente anunciando que dimitiría como vicepresidente, pero descartó hacerlo días más tarde alegando que no tenía constancia de que la Fiscalía hubiese abierto causa alguna.

Este martes, y por orden de la fiscal general, Sandra Quiñónez, el Ministerio Público ha confirmado en un comunicado la “apertura de una causa penal” a raíz de los señalamientos de Estados Unidos, ya que en ellos se exponen “hechos que pudieran ser de relevancia penal”. De las pesquisas se encargará la Unidad Especializada de Delitos Económicos y Anticorrupción de la Fiscalía.

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, se refirió esta semana al caso en una entrevista a Telemundo para apuntar que, en su opinión, “lo correcto” sería que Velázquez dimitiera. “Yo no tengo facultad de destitución y yo respeto su decisión”, añadió a continuación.

“Si yo hubiese estado en esa situación, yo hubiese renunciado a la Vicepresidencia de la República”, agregó el jefe de Estado, quien admitió que se trata de una situación dolorosa y que no es fácil de administrar.

Consultado sobre su postura en caso de afrontar una sanción de EEUU, Abdo Benítez se dijo dispuesto a dimitir “en el instante” para precautelar los intereses y la imagen de su país.

El pasado 22 de agosto, Estados Unidos acusó a Velázquez y a Juan Carlos Duarte, ahora ex asesor de la entidad binacional Yacyretá (EBY), de participar “en actos de corrupción significativos”, entre ellos el ofrecimiento de sobornos y la injerencia en los procesos públicos y vetó su ingreso y el de sus familiares cercanos a ese país.

La decisión se dio a conocer después de que el 22 de julio acusara al ex presidente Horacio Cartes por “actos de corrupción significativos” durante su mandato 2013-2018, en específico de “obstruir una investigación del crimen transnacional que involucraba a su socio”, cuya identidad no precisó.

Al respecto, Abdo Benítez descartó que el anuncio estadounidense sea una intromisión en los asuntos internos de su país, pese a las críticas que esa medida ha despertado en algunos sectores. “No creo que tenga un efecto de intromisión. Sí es un mensaje claro a un país que es un país que recibe mucha cooperación por parte de EEUU, principalmente en la lucha contra el crimen organizado, contra la corrupción, el fortalecimiento del proceso institucional”, apuntó.

En todo caso, se declaró un “aliado estratégico” de Washington y estimó que ese país “tendrá sus argumentos” para un anuncio de ese tipo.

Por otro lado, Estados Unidos rehusó el viernes ofrecer más detalles sobre la acusación contra Velázquez para no poner en peligro las investigaciones. “Por ahora, no podemos revelar ningún detalle más de los que ya son públicos por temor a que se pueda afectar a las investigaciones policiales en curso o futuras”, dijo a la agencia EFE un portavoz del Departamento de Estado.

La misma fuente afirmó que la sanción contra Velázquez no obedece a “motivos políticos” y reivindicó que el gobierno de Estados Unidos “tiene derecho para decidir” quien puede y quien no puede entrar a su país. También dijo que Estados Unidos “seguirá trabajando” con el presidente Abdo Benítez en “áreas de intereses comunes”.

(Con información de EuropaPress y EFE)

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: