Policías infiltrados detectaron al menos a 150 agentes ligados al narco en Guanajuato

El enorme poder con el que cuentan los cárteles del narcotráfico en México no podría explicarse sin la complicidad de algunos funcionarios y autoridades de ese país, principalmente de policías locales en las plazas donde los grupos del crimen organizado operan.

Una de estas regiones es el estado de Guanajuato, entidad en donde el Cártel Jalisco Nueva Generación tiene una gran presencia, y el cual tendría en su nómina a decenas de policías municipales.

Así lo revela una operación encubierta que fue encabezada por el gobierno estatal, al crear un grupo élite de expolicías federales que se infiltraron en las corporaciones locales.

Con esta medida se pudo detectar que, al menos 150 policías municipales, se encuentran vinculados con el Cártel Jalisco Nueva Generación o el de Santa Rosa de Lima, ya que les dieron protección y los ayudaron a reforzar sus operaciones en la entidad, con lo que se detonó la violencia en Guanajuato.

Según revela el diario Milenio, este grupo élite está especializado en el combate al terrorismo, narcotráfico o inteligencia cibernética. Sus agentes fueron capacitados en Estados Unidos por la DEA y el FBI.

Asimismo, cuentan con cursos antipandillas tomados en El Salvador, y fueron capacitados para operativos especiales por la Policía Nacional de Colombia. Estos expolicías federales tienen el reto de depurar a las corporaciones de criminales, y quitarle a Guanajuato la posición del estado más violento del país.

Incluso, en este grupo integrado por alrededor de 30 elementos, algunos llegaron a participar en operativos federales como la aprehensión de Servando Gómez Martínez, alias “La Tuta”, líder de Los Caballeros Templarios en 2015.

Al ser entrevistado por Milenio, uno de estos agentes infiltrados señaló: “La mayoría de la policía en Celaya en su momento estuvo inmiscuida, me atrevo a decir que varios compañeros, pues eran delincuentes uniformados, esa es la palabra adecuada”.

Al respecto, el presidente municipal de Celaya, Francisco Javier Mendoza Márquez, dijo que la presencia de los policías federales en la región era “como un tanque de oxígeno”, pues señaló que antes la misma policía “inmediatamente daba el pitazo de que íbamos a actuar en contra de los grupos delincuenciales”.

Por su parte, Sophia Huett, secretaria Ejecutiva del Sistema Estatal de Seguridad Pública del estado de Guanajuato, señaló que ya son alrededor de 150 elementos dados de baja de las corporaciones municipales porque “eran delincuentes con uniforme. De alguna manera entraron a la corporación y usurparon un uniforme de policía”.

Tomado de https://laopinion.com/

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: