2 soldados de Taiwán intentan derribar un dron chino que ingresó a una base militar

Un dron chino que volaba sobre el Batallón de la Guarnición de Lieyu en Taiwán fue atacado por dos soldados taiwaneses mientras la aeronave no tripulada tomaba imágenes de la instalación militar sobre una de las islas taiwanesas conocidas como Kinmen, situadas frente a las ciudades chinas de Xiamen y Quanzhou. Esta base militar está encargada precisamente de hacer seguimiento y vigilancia de los aviones que el Ejército Popular de Liberación de China envía periódicamente sobre la isla.

El dron desplegado por China iba equipado con algún tipo de equipo de vigilancia óptica y su operador estaba muy interesado en la instalación militar en estas islas en disputa. El Comando de Defensa de Kinmen aseguró a Taiwan News que el dron chino estaba operado por civiles y volaba sobre las aguas frente a la costa del municipio de Lieyu, pero matizó que el aparato no ingresó en su espacio aéreo. Sin embargo, el vídeo parece contradecir estar versión ya que el dron está justo sobre la estación militar.

Los soldados taiwaneses se percataron de la existencia del aparato, que les estaba sacando fotos, y tras observarlo con extrañeza decidieron pasar a la acción. En uno de los vídeos difundidos se ve a los dos soldados lanzando piedras contra el avión. En otro vídeo se les ve con un rifle y al otro con una cámara fotográfica.

Las autoridades de Defensa taiwanesas reconocieron después que oficiales fuera de servicio y los soldados que se encontraban en los terrenos fuera de la estación de monitoreo “arrojaron piedras espontáneamente y acosaron al dron, que de inmediato se fue volando”. También han dicho que la pequeña aeronave no recopiló inteligencia potencialmente sensible ya que el lugar no es una “importante base militar.

Al estar el dron en alta mar, las Fuerzas Aéreas de Taiwán solo emitieron una advertencia por radio, mientras los dos soldados taiwaneses tomaban fotos de la aeronave. No hizo falta por tanto recurrir al lanzamiento de bengalas, dijo un portavoz del Comando de Defensa de Kinmen.

Taiwán se ha quejado en repetidas ocasiones de incursiones de aviones no tripulados enviados por China a su territorio. En los últimos meses, además de drones, Pekín ha autorizado el despliegue de aviones de combate e incluso del bombardero H-6 en misiones que Taipei asegura tienen el objetivo de hostigar a las autoridades taiwanesas. China quiere integrar a Taiwán dentro de su sistema política, pero la isla, gobernada de forma autónoma desde que alcanzara su independencia, se niega a caer bajo el régimen comunista.

Tomado de La Razón

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: