¿Creyeron que los talibanes volvían mejores? ¿Cómo pudieron ser tan ingenuos?

El 15 de agosto de 2021 era una hermosa y tranquila mañana de domingo en Múnich, donde vivo. Pero, en marcado contraste con mi apacible entorno, mi teléfono sonaba cada pocos segundos; comprobaba las actualizaciones compulsivamente mientras preparaba el desayuno.

En las últimas semanas se había producido un rápido deterioro de la seguridad en Afganistán, después de que la administración Biden anunciara sus planes de retirada del país. Acababa de enterarme de que el control de Kabul había sido tomado por los talibanes.

Como todos los afganos vinculados con Afganistán, siempre íbamos un paso por delante de las noticias, y sabíamos que este momento se acercaba: habíamos obtenido información de primera mano desde el terreno antes de que nadie tuviera tiempo de publicarla, imprimirla o informarla. Sin embargo, me resultaba difícil asimilar la gravedad de la situación. Mientras enviaba mensajes de texto a mis amigos y colegas en Afganistán, mi mente se volvía loca.

“Se acabó”, escribió un amigo. “Se acabó”.

El corazón me latía con fuerza en los oídos y las lágrimas empezaron a rodar por mi cara. A pesar de mis experiencias con el trauma de la guerra, el miedo a ser secuestrada y el dolor por la pérdida de seres queridos, la caída de Kabul tocó mi núcleo y mi espíritu de una manera diferente.

No sólo mi círculo social estaba sensibilizado con el tema. Encendí las noticias y la gente de todo el mundo se preguntaba qué podía hacer para ayudar, especialmente cuando se trataba de las mujeres afganas, cuya situación era desoladora.

Si bien los afganos apreciamos la atención del mundo, la cobertura de los medios de comunicación supuso un gran reto: cuando las voces occidentales se lanzaban, los afganos -y especialmente las mujeres afganas- quedaban eclipsados.

En las semanas siguientes, empecé a sentirme incómoda al ver cómo los periodistas extranjeros caían al país. Entre ellos había una oleada de “expertos” en Afganistán recién acuñados, reporteros extranjeros a los que se alababa como autoridades, pero que en realidad carecían de contexto y comprensión. Aunque llevaban insignias que decían que eran periodistas, cineastas o fotógrafos, en realidad eran turistas, con poco bagaje o contexto, que a menudo abordaban sus historias a través de una lente de salvación heroica.

La gente prestaba atención a lo que ocurría en Afganistán y quería saber cómo les iba a las mujeres y a las niñas. Pero las fuentes de la historias que salían del país no eran las mujeres afganas, cuyos derechos humanos más básicos estaban en peligro.

Muchos periodistas aprovecharon la oportunidad de entrevistar a los líderes talibanes, lo que contribuyó a su estrategia publicitaria para presentarse como un grupo nuevo y más progresista. ¿Cómo podían ser tan ingenuos? Los talibanes eran un grupo que había encarcelado a las mujeres en sus propias casas. Era un grupo que anteriormente había prohibido el empleo a todas las mujeres, había asesinado a profesores y quemado edificios escolares, e incluso había prohibido la música. ¿Qué tan diferentes podrían ser? Me pregunté dónde estaban las voces de las mujeres afganas en todo esto.

Derechos atrás

Mientras tanto, en 24 horas, la vida de las mujeres había cambiado de forma inimaginable. En los meses siguientes, los talibanes siguieron haciendo retroceder los derechos de las mujeres. Hasta la fecha ha emitido decretos que prohíben a las mujeres ir a la escuela, trabajar, salir de casa o viajar sin un pariente masculino.

Mientras colaboraba con mi red para elaborar listas de evacuados y reunir los recursos a nuestra disposición para sacar de Kabul al mayor número posible de personas en peligro, yo quería ir más allá: quería publicar las historias de las mujeres afganas.

Así que empecé a recopilar los relatos de 13 mujeres afganas que tenían poderosas historias y valiosos conocimientos que compartir. El libro que surgió de esas historias, We Are Still Here, pretende recordar la negativa de las mujeres afganas a ser silenciadas, incluso en las peores circunstancias.

Algunas de las mujeres a las que nos dirigimos no estaban en condiciones de escribir sobre los traumáticos acontecimientos que acababan de vivir, y otras estaban centradas exclusivamente en la evacuación de sus colegas, familias y amigos.

Otras, como Razia Barakzai, cuya historia aparece en el libro y que lideró las protestas en Kabul a partir del 16 de agosto, hicieron sus aportaciones desde lugares encubiertos después de verse obligadas a esconderse. Fawzia Koofi, una de las políticas más estimadas de Afganistán, encontró la manera de contribuir a pesar de la debilitante lesión en el hombro que sufrió el año anterior por una herida de bala infligida por los talibanes. Con contribuciones adicionales de cineastas, estrellas del pop, expertos en política y otros, mi esperanza es que el libro vuelva a centrar la conversación en las mujeres afganas y haga aflorar sus perspectivas.

En este primer aniversario de la caída de Kabul, les pido que vuelvan a comprometerse con Afganistán y apoyen a las mujeres afganas en la lucha por hacer oír su voz. Lee el libro. Si estás en una posición de poder, acércate a estas mujeres. Pídales que formen parte de sus paneles y comités de dirección, que hablen en sus programas de radio y televisión. Hay muchas expertas afganas altamente cualificadas que pueden opinar sobre todos los aspectos de la vida afgana.

Si hay algo que aprendí mientras preparaba el libro, es que hablar con una mujer afgana, escucharla, a menudo te conectará con muchas más. Estamos unidas en nuestro deseo de compartir nuestras historias y ser escuchadas. En las próximas semanas, habrá muchos artículos escritos por personas que están lejos de estar inmersas en lo que ocurre hoy en Afganistán.

Si querés conocer la historia desde la fuente, leé las historias de las mujeres afganas, en sus propias palabras.

Nahid Shahalimi es la autora de “We Are Still Here: Afghan Women on Courage, Freedom, and the Fight to Be Heard”, publicado en inglés el 16 de agosto por Plume.

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: