Rusia quiere que Kim Jong-un provea mano de obra barata norcoreana para apoyar la invasión a Ucrania

La idea es respaldada abiertamente por altos funcionarios y diplomáticos rusos, que prevén una mano de obra barata y trabajadora que podría ser arrojada a las “condiciones más arduas”, un término que usó el embajador de Rusia en Corea del Norte en una entrevista reciente.

El embajador de Corea del Norte en Moscú se reunió recientemente con enviados de dos territorios separatistas respaldados por Rusia en la región ucraniana de Donbas y expresó optimismo sobre la cooperación en el “campo de la migración laboral”, citando la relajación de los controles fronterizos pandémicos de su país.

Las conversaciones se produjeron después de que Corea del Norte se convirtiera en julio en la única nación, además de Rusia y Siria, en reconocer la independencia de los territorios, Donetsk y Lugansk, alineándose aún más con Rusia por el conflicto en Ucrania. El empleo de trabajadores norcoreanos en Donbas claramente entraría en conflicto con las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU impuestas al Norte por sus programas nucleares y de misiles y complicaría aún más el impulso internacional liderado por Estados Unidos para su desarme nuclear.

Muchos expertos dudan de que Corea del Norte envíe trabajadores mientras la guerra sigue cambiando, con un flujo constante de armas occidentales que ayudan a Ucrania a hacer retroceder a fuerzas rusas mucho más grandes. Pero dicen que es muy probable que Corea del Norte suministre mano de obra a Donbass cuando la lucha disminuya para impulsar su propia economía, rota por años de sanciones lideradas por Estados Unidos, cierres de fronteras por la pandemia y décadas de mala gestión.

Las exportaciones de mano de obra también contribuirían a una estrategia norcoreana a largo plazo de fortalecer la cooperación con Rusia y China, otro aliado ideológico, en una asociación emergente destinada a reducir la influencia de Estados Unidos en Asia. El viceprimer ministro ruso, Marat Khusnullin, ha dicho que las empresas de construcción de Corea del Norte ya se han ofrecido a ayudar a reconstruir las áreas devastadas por la guerra en Donbas, y que los trabajadores norcoreanos serían bienvenidos si vinieran.

Esa es una clara ruptura con la posición de Rusia en diciembre de 2017, cuando respaldó las nuevas sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, impuestas a Corea del Norte por probar un misil balístico intercontinental, que requerían que los estados miembros expulsaran a todos los trabajadores norcoreanos de sus territorios dentro de los 24 meses.

Rusia ahora parece ansiosa por socavar esas sanciones mientras enfrenta una campaña de presión liderada por Estados Unidos destinada a aislar su economía por su agresión en Ucrania, dijo Lim Soo-ho, analista principal del Instituto para la Estrategia de Seguridad Nacional, un grupo de expertos dirigido por Agencia de espionaje de Corea del Sur.

“Para Rusia, la idea de emplear trabajadores norcoreanos para la reconstrucción de la posguerra tiene un mérito real”, dijo Lim. “Un gran número de trabajadores de la construcción de Corea del Norte llegaron a Rusia en años anteriores, y la demanda de su mano de obra era fuerte porque eran baratos y conocidos por su trabajo de calidad”.

Antes de las sanciones de 2017, las exportaciones de mano de obra eran una rara fuente legítima de divisas para Corea del Norte, lo que generaba cientos de millones de dólares al año para el gobierno.

El Departamento de Estado de EE. UU. estimó anteriormente que alrededor de 100.000 norcoreanos trabajaban en el extranjero en trabajos organizados por el gobierno, principalmente en Rusia y China, pero también en África, Medio Oriente, Europa y el sur de Asia. Los expertos civiles dicen que los trabajadores ganaban de $200 millones a $500 millones al año para el gobierno de Corea del Norte mientras se embolsaban solo una fracción de sus salarios, a menudo trabajando durante más de 12 horas al día bajo la vigilancia constante de los agentes de seguridad de su país.

Si bien Rusia envió a casa a algunos trabajadores norcoreanos antes de la fecha límite de la ONU en diciembre de 2019, quedó un número incierto, que continuó trabajando o se quedó atascado después de que el Norte selló sus fronteras para defenderse de COVID-19. Corea del Norte podría movilizar fácilmente varios cientos o incluso miles de trabajadores a Donbas si decide utilizar a los trabajadores que quedaron en Rusia, dijo Kang Dong Wan, un experto en Corea del Norte de la Universidad Dong-A de Corea del Sur.

Rusia tiene escasez de efectivo, golpeada por las sanciones occidentales dirigidas a sus instituciones financieras y una amplia franja de industrias. Es probable que Corea del Norte no tenga interés en que se le pague en rublos debido a las preocupaciones sobre el poder adquisitivo de la moneda, que tocó fondo durante los primeros días de la guerra antes de que Moscú tomara medidas para restaurar artificialmente su valor. De todas maneras, podría estar dispuesta a recibir una compensación con alimentos, combustible y maquinaria, un intercambio que probablemente también violaría las sanciones del Consejo de Seguridad, dijo Lim.

Hong Min, analista principal del Instituto para la Unificación Nacional de Corea del Sur, dijo que Corea del Norte podría tener en mente cosas más importantes que las ganancias a corto plazo de las exportaciones laborales.

“La competencia estratégica de Estados Unidos con China y la confrontación con Rusia le han dado a Corea del Norte un respiro mientras avanza para unirse a Moscú y Beijing en un frente unido para contrarrestar la influencia de Estados Unidos y promover un sistema internacional multipolar”, dijo Hong.

Corea del Norte ya ha utilizado la guerra en Ucrania para acelerar su desarrollo de armas, aprovechando las divisiones en el Consejo de Seguridad, donde Rusia y China vetaron en mayo una resolución respaldada por Estados Unidos para endurecer las sanciones contra Corea del Norte por la reactivación de sus pruebas de misiles balísticos intercontinentales este año. Corea del Norte y Rusia también están de acuerdo en políticas clave.

Corea del Norte ha culpado repetidamente a Estados Unidos por la crisis de Ucrania, diciendo que la “política hegemónica” de Occidente justifica las acciones militares de Rusia en Ucrania para protegerse.

Mientras tanto, Rusia ha condenado repetidamente la reactivación de ejercicios militares a gran escala entre Estados Unidos y Corea del Sur este año, acusando a los aliados de provocar a Corea del Norte y agravar las tensiones. Alexander Matsegora, embajador de Rusia en Corea del Norte, ha respaldado su dudosa afirmación de que el brote de COVID-19 fue causado por activistas surcoreanos que volaron folletos y otros materiales contra Corea del Norte a través de la frontera con globos.

Nam Sung-wook, profesor del departamento de unificación y diplomacia de la Universidad de Corea del Sur, es uno de los pocos expertos que prevé que las exportaciones laborales comenzarán pronto.

Desesperado por abordar sus problemas económicos, Corea del Norte podría enviar pequeños grupos de trabajadores a Donbas en “misiones de exploración” durante los próximos meses y aumentar gradualmente el número dependiendo de cómo vaya la guerra, dijo.

“Los intereses se están alineando entre Pyongyang y Moscú”, dijo Nam. “Cien o 200 trabajadores eventualmente podrían convertirse en 10,000″.

CON INFORMACIÓN DE AP

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: