Josep Borrell advirtió que la respuesta de Irán pone “en peligro” el nuevo acuerdo nuclear

El Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Josep Borrell, advirtió este lunes de que la respuesta de Irán a una propuesta para volver al acuerdo nuclear no ayuda a volver retomar el pacto y dijo que el “proceso está en peligro”.

“Soy menos optimista que hace 48 horas sobre la convergencia en el proceso de negociación y de que el objetivo sea cerrar el acuerdo ahora mismo”, dijo Borrell en una rueda de prensa en Bruselas, preguntado sobre las últimas negativas de Teherán y Washington al texto de compromiso que el jefe de la diplomacia europea presentó el pasado 8 de agosto.

Irán negocia desde hace 16 meses con AlemaniaFrancia, el Reino UnidoRusiaChina y, de forma indirecta, con Estados Unidos la restauración del acuerdo nuclear de 2015, que limitaba el programa nuclear iraní a cambio del levantamiento de sanciones económicas.

Borrell presentó una propuesta durante la última ronda de negociaciones en Viena con el objetivo de reinstaurar el acuerdo.

Desde entonces, Teherán Washington han intercambiado sus consideraciones al texto a través de la UE

Tras días de optimismo ante un posible cierre del acuerdo, Washington dijo el jueves que la última respuesta iraní “no es constructiva”.

Irán, por su parte, insistió hoy en que la reimplementación del acuerdo nuclear depende del cierre de la investigación de la ONU sobre las trazas de uranio no declaradas por Teherán y garantías de que EE. UU. no lo abandone de nuevo.

“Las últimas interacciones no están convergiendo, están divergiendo y las posiciones no están más cercanas. Estoy es muy preocupante y si el proceso no converge, todo el proceso está en peligro”, aseguró Borrell.

EL JEFE DEL MOSSAD EN EEUU

Mientras el jefe de la diplomacia europea expresaba su pesimismo sobre el acuerdo, el jefe del Mossad, David Barnea, aterrizó en Washington el lunes con la esperanza de persuadir a los funcionarios estadounidenses para que adopten una posición más dura contra Teherán.

Barnea, uno de los funcionarios israelíes más críticos con el nuevo acuerdo nuclear que se está negociando con Irán, se reunirá con altos funcionarios de la administración de Biden, incluidos funcionarios de la Casa Blanca, la CIA, el Estado Mayor Conjunto, el Pentágono y el Departamento de Estado y otras agencias de seguridad.

Su visita sigue la del Asesor de Seguridad Nacional Eyal Hulata y la del Ministro de Defensa Benny Gantz en sus esfuerzos para influir en los funcionarios estadounidenses sobre el acuerdos.

El viaje de Barnea se produce además una semana antes de que la Junta de Gobernadores del organismo de control atómico de la ONU se reúna en Viena, donde discutirá los avances nucleares de Irán.

Israel lleva a cabo actualmente una ofensiva de “último minuto” para intentar convencer a los occidentales de que no renueven el acuerdo sobre el programa nuclear iraní de 2015 (JCPOA), del que Estados Unidos se retiró en 2018 bajo la administración de Donald Trump

Las potencias occidentales deben “dejar” de negociar un acuerdo que permitirá a Irán ganar “miles de millones” de dólares y “desestabilizará” Medio Oriente, dijo la semana pasada el primer ministro israelí Yair Lapid en una reunión con la prensa extranjera en Jerusalén.

El jefe del gobierno israelí, en campaña para las legislativas del 1 de noviembre, afirmó no oponerse a un eventual acuerdo, pero precisó que no era favorable al actualmente en debate entre, por un lado, Irán, y por el otro Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, China, Rusia y Alemania.

“Israel no se opone a un acuerdo. Es posible y necesario impulsar a Irán a firmar un mejor acuerdo, un acuerdo que Estados Unidos ya calificó de más largo y reforzado” dijo este domingo Lapid en reunión con la prensa israelí, y del que sus servicios comunicaron algunos extractos.

“Más largo, ello podría decir sin fecha de expiración (…). Reforzado, quiere decir que el acuerdo aborde el programa de misiles de Irán y la implicación de este país en el terrorismo en Medio Oriente”, precisó Lapid.

Para conseguirlo, Irán debe ser sometido a la presión “de una amenaza militar creíble” agregó el primer ministro.

Tomado de Infobae

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: