Archivo de la categoría: Editorial

#Editorial Sin brújula …Deudas y más deudas

¿Económicamente hacia dónde vamos? Quizás esa es la pregunta que muchos tratamos de buscarle una repuesta. Cuando vemos que el GOB y los “estrategas” de las finanzas anuncian que están negociado la emisión de bonos o letras del Estado para tener lo que algunos ya han escuchado… “flujo de caja”, o sea dinero.

La pandemia ha fregado a muchos, pero mientras la gran mayoría de los panas están pilando diariamente por el afrecho de sus hogares, el GOB y los NINIS que han vivido toda su vida a costilla de los ingresos del contribuyente, siguen haciendo fiestas con el dinero de los impuestos gastándolo en banquetes, alquileres de autos de “alta gama”, viáticos jugosos, gastos de representación, en teléfonos celulares y sobre todo, abultando cada día más la planilla estatal. Una vieja práctica que todos los GOB han seguido al pie de la letra para cumplir con sus promesas de campaña a las bases de sus colectivos.

Todos estos desaciertos gubernamentales siguen manifestándose, la informalidad se ha multiplicado y las cotizaciones a la Caja han caído en picada… y todo esto pasa en momentos en que el actual GOB ya decidió posponer una decisión sobre el futuro de la Caja para dejársela al GOB que venga en el 2024. Un problema que tuvo su origen en los tiempos del militarismo donde su brazo político era el colectivo que hoy tiene las riendas del país con un 33 % de los votos.

El panorama es desalentador y las acciones de las actuales autoridades gubernamentales nos demuestran que el papel aguanta todo lo que le escriban y si el hablar costara plata nadie lo hiciera.

‘Inversión y más inversión’… pero de dónde saldrá el $$$$

¿De dónde va a salir la plata? Esta es la pregunta que quizás muchos nos hacemos cuando escuchamos a las figuras del GOB hablar de gastar y gastar, digo, de ‘invertir’. Tristemente no sabemos a dónde vamos a parar y más cuando muchos seguimos esperando que la reactivación económica comience de una vez por todas.

La deuda del país sigue creciendo desde hace muchos GOB, pero desde que llegó la pandemia las cosas andan acelerada. Todo parece que quienes tienen la ‘libertad’ de comprar, pagar con los dineros de los contribuyentes no les tiembla el pulso para firmar y seguir gastando. Una pregunta que me viene a la mente… ¿Ellos gastan su dinero de la misma manera? Quizás no lo sepamos, pero lo cierto con este comportamiento es que ellos son dignos representantes de aquel popular refrán… ‘Lo que no nos cuesta… hagámoslo fiesta’.

Con la posición geográfica que tiene el país, es para que esta nación tuviera navegando en la prosperidad y no ver a cada rato, calles en mal estado, que el Ministerio de Educación esté pensando en alquilar locales para convertirlos en salones porque muchos estudiantes han dejado las escuelas privadas porque a sus padres no le alcanza el salario para cubrir los costos y a esto le sumamos, el incremento de desempleo. ¿A dónde vamos a parar? Todo esto a la luz de la racha de nombramiento que tiene el GOB., a pesar que las recaudaciones no andan nada bien.

Solo nos resta encomendarnos una vez más al Todopoderoso para que nos agarre confesado porque con todo esto no sabemos a dónde vamos a parar.

Una justicia que se mueve al son del ‘dedo’ y un crimen organizado que baila de la mano de los partidos #Panamá

Un año más se va y más retos se acumulan a la montaña de los que están a la espera de que algún día sean resueltos.

El 2021, ha sido un año golpeado por el Covid-19, plagado en escándalos, quizás unos más grandes que los otros, pero lo cierto es que los Gobernantes  de turnos están en deuda con el país y sobre todo con el panameño que sueñan con una justicia equitativa, que los atracos a los dineros de los contribuyente sean un mal sueño, o sea una pesadilla, y que el crimen organizado con las conexiones en ‘algunas’ de las figuras de los partidos políticos, algún día, sean parte de un mal pasado.

Pero mientras no exista la voluntad de implementar una escogencia por concurso de los magistrados y de los funcionarios que tienen por misión el perseguir los delitos, seguiremos teniendo una libertad a medias y una justicia que baila al son del que esté en el Palacio de Las Garzas.  Aunque esto no es de ahora, ningún GOB ha tenido la voluntad o disposición de garantizarle un gran futuro a las próximas generaciones.

Por todo lo anterior, solo nos resta recordar que en nuestras manos está en que las próximas figuras que aspiren a tomar las riendas del país sean personas con credibilidad y que odien el doble discurso.  Y otra cosa… No olvides que tu voto no vale un tanque de gas.

Una justicia NULA y los tentáculos del crimen

Antes era muy normal pensar que la violencia solo tocaba las puertas de los barrios humildes de Panamá y rara vez a las personas acomodadas, pero todo ha cambiado en un abrir y cerrar de ojos. Ahora, vemos con tristeza que la falta de acción y verdaderas estrategias ha permitido que la delincuencia tenga como nuevo escenario las entidades gubernamentales.

Decimos esto porque en menos de un año, dos ejecuciones ligadas al crimen organizado y que se registraron en lugares concurridos, las víctimas tenían conexiones, amistades con funcionarios con influencia política o trabajaban en entidades municipales o en la Asamblea. Es decir, los tentáculos del crimen se expanden como un cáncer ante la mirada cómplice de las autoridades.

Esto nos obliga a preguntarnos ¿Es casualidad que el Tío Sam haya habilitado un correo caliente para denunciar la corrupción? ¿Cuántos casos de corrupción denunciados en los últimos meses han llegado a audiencia? ¿Podemos confiar en las entidades que tienen por responsabilidad perseguir el delito y en aquellas que deben aplicar las leyes para tener justicia?

A todo esto debemos sumarle la postura de las autoridades quienes aseguran que los hechos violentos a plena luz del día y en sitios públicos, son percepción, aislados o exageración.

Solo nos resta decirles a los ‘servidores’ que se han convertido en cómplices del crimen y que solo sirven para esperar los 15 y 30, por favor dejen de mentir porque están acabando con la poca esperanza de que algún día podamos decir que sí hay certeza de castigo y que todos tengamos la oportunidad de gritar con libertad y confianza que el CRIMEN NO PAGA.

Lastimosamente vamos en camino a lo que dijo una vez el escritor y político irlandés, Edmund Burke… «Para que el mal triunfe, solo se necesita que los hombres buenos no hagan nada».

Pero… ¿Tenemos a los hombres y mujeres buenos en los puestos claves de la administración de justicia?

#Editorial Soñamos con una justicia que NO actué de acuerdo al apellido o el tamaño de la billetera del imputado

¡Vamos de mal en peor! Esta fue la expresión que he escuchado de muchos panameños de a pie, de otros que viajan en el metro, bus y chivas, al comentar del estado de la justicia en el país.

Los GOB han pasado y muchos de ellos han llegado al PODER con la promesa de hacer cambios en la Justicia para que se aplique de manera vertical, pero el período se les acaba, pero la cosa sigue igual y hasta peor.

Hablemos con ejemplo… Qué se puede esperar donde un juzgado no puede realizar una audiencia porque a uno de los imputados con medida de casa por cárcel, no se le pudo notificar adecuadamente. ¿Quién es el responsable de este patinazo?

Con todo lo que está pasando en el país, quizás muchos han llegado a pensar si ese ‘error’ fue intencional o se le chispoteó al secretario del Juzgado. Sin embargo, como andan las cosas en el país, quizás nunca sepamos qué pasó y si se le aplicaron los correctivos al ‘secre’… ¿Pero no poder notificar adecuadamente a una persona que se supone debe estar cumpliendo una medida de casa por cárcel? ¿Esto es posible?

Esto demuestra una vez más el estado de vulnerabilidad que está el ciudadano de a pie y cualquiera que no esté en la ‘papa del GOB de turno’.

A este problema, se le suma la incapacidad de las autoridades por prever las acciones delictivas del crimen organizado y sus tentáculos en la política y en ciertos estamentos de seguridad. Aunque los personajes al frente han asegurado que todo se debe a percepción o son casos aislados. ¿Usted qué piensa de esto?

Por todo esto y muchas cosas más, es necesario que las autoridades del próximo GOB, ya que el actual no creemos que quiera o tenga la intención de mover algún dedo para que los ‘servidores’ que se encargan de investigar y castigar el que comete el delito, no le deba el cargo a cualquier ‘Juan de los palotes’ y que esos mismos funcionarios tengan la iniciativa de dirigir sus investigaciones de manera imparcial y objetiva… ya que al final del camino si algo sale mal, ellos son los que deben dar la cara ante cualquier reclamo.

Las próximas figuras que pretenda de manera transitoria tener el control de las riendas del país, debe tener claro que esta estructuración es fundamental y debe además, debe crear los parámetros para que ese funcionarios también asuma sus responsabilidades legales ante cualquier desliz en el manejo de las investigaciones… ya es hora de que cada loro esté en su estaca, porque de la misma manera que un particular tiene obligaciones y si no las cumple corre el riesgo de afrontar acciones legales en su contra, también ese funcionario llamado a trabajar de forma imparcial en la aplicación de sus funciones, debe estar clarito que la justicia no se puede torcer y que si lo hace, debe pagar por sus actos.

Este sería el mundo ideal, pero no creemos que alguna persona lo quiera hacer, ya que cuando llegan a la ‘silla’, sufren de ‘lagunas mentales’ o pareciera que el PODER los embrutece y se creen que están en ese cargo a perpetuidad o que lo van a heredar a sus hijos, amiguitos, queridas o en última instancia, a su mujer.

Ya es hora de decirle LÁRGATE a este tipo de persona y pensar muy bien a quien se le va a dar un voto… ¡Basta de elegir a políticos que solo tienen como norte llenarse los bolsillos a costilla de los contribuyentes!

¡Corrupción-Crimen Organizado-complicidad estatal!

Desde 1990 a la fecha, todos los GOB en Panamá, unos en menor o mayor grado, tienen la responsabilidad por la poca credibilidad que tiene la justicia, los estamentos y en aquellos cuya misión es perseguir el delito.

Gracias a esta decidía la corrupción ha ganado tanto terreno como el narcotráfico en nuestra sociedad. La única diferencia, es que los decomisos se han multiplicado y quien los transportan van a parar a la cárcel o a una tumba, pero el que roba o usa su posición en el GOB para coimear, tienen más opciones de vivir y gozar lo que se robó, que aquel que fue atrapado moviendo un cargamento de drogas o por ser testaferro de alguna organización criminal.

Gracias a eso, hoy tenemos jueces y fiscales que son designados a punta de a ‘dedo’ y ningún GOB les ha importado darles a estos servidores la oportunidad de gozar de independencia y transparencia al cumplir con su trabajo.

Esto nos obliga a preguntarnos… ¿Qué país queremos dejarle a nuestros hijos e hijas?

El descaro y las sinvergüenzuras se ha convertido en la tarjeta de presentación de muchos políticos, pero los únicos culpables somos nosotros porque elegimos a este tipo de personas, ya que lo hacemos pensando cómo nos van a beneficiar y no en qué pueden ellos (los políticos) ayudar a mejorar la calidad de vida, salud o educación de aquellos que votaron por él o ella. 

La corrupción es una acción deshonesta que destruye la confianza del pueblo en las personas, bancos o políticos.  La palabra corrupción viene del latín – com, que significa «con, juntos,» y rumpere, que significa «romper».  La corrupción rompe tu honradez, tu buena reputación con otros. Cuando corrompes algo que es puro o honesto, le quitas esas cualidades.  

Esto nos lleva a reflexionar lo que dijo una vez el periodista, activista, ensayista y escritor mexicano, Javier Sicilia… “Si no tenemos policías, jueces, abogados, fiscales, honestos, valerosos y eficientes; si se rinden al crimen y a la corrupción, están condenando al país a la ignominia más desesperante y atroz”.

Los NINIS que crece y se desarrollan a costilla de la Política

En Panamá y en casi todo el mundo hay una “clase” de personas que se preparan académicamente y llegan a tener un barranco de títulos.  Pero no lo hacen para ejercer su profesión, sino para aspirar a un puesto cada vez que el Gobierno cambia de Presidente.

Estas personas nunca o pocas veces han sido vistas ejerciendo su profesión, porque lo quieren o sueñan es reemplazar a su papá o tío o un amigo que ha amasado su fortuna a costilla de los impuestos que pagan los contribuyentes.

Cada 5 años es más de lo mismo.  Todo esto se ha convertido en un círculo vicioso que le permite a este NINI (No estudian ni trabajan) seguir gozando y dándose la gran vida sin ejercer el barranco de títulos.

Lo más irónico de todo, es que estos NINIS se dan el tupé de llamar NINIS al humilde que no tiene un trabajo fijo, el que sale todos los días a las calles para ver qué pone en su mesa para poder alimentar a su familia, o el que nunca tuvo la suerte que él tuvo de vivir sin necesidad, ya que su papá entró al juega vivo para llenarse los bolsillos con la política y darle a ese NINI todos los lujos que el humilde solo los ve por televisión o en novela.  

#EDITORIAL Queremos una justicia que no se aplique de acuerdo al apellido o el tamaño de la billetera del imputado

¡Estamos mal! Esa fue la expresión que escuché de muchos panameños de a pie, de otros que viajan en el metro, bus y chivas, al comentar del estado de la justicia en el país.

Los GOB han pasado y muchos de ellos han llegado al PODER con la promesa de hacer cambios en la Justicia para que se aplique de manera vertical, pero el período se les acaba, pero la cosa sigue igual y hasta peor.

Hablemos con ejemplo… Qué se puede esperar donde un juzgado no puede realizar una audiencia porque a uno de los imputados con medida de casa por cárcel, no se le pudo notificar adecuadamente. ¿Quién es el responsable de este patinazo?

Con todo lo que está pasando en el país, quizás muchos han llegado a pensar si ese ‘error’ fue intencional o se le chispoteó al secretario del Juzgado. Sin embargo, como andan las cosas en el país, quizás nunca sepamos qué pasó y si se le aplicaron los correctivos al ‘secre’… ¿Pero no poder notificar adecuadamente a una persona que se supone debe estar cumpliendo una medida de casa por cárcel? ¿Esto es posible?

Esto demuestra una vez más el estado de vulnerabilidad que está el ciudadano de a pie y cualquiera que no esté en la ‘papa del GOB de turno’.

A este problema, se le suma la incapacidad de las autoridades por prever las acciones delictivas del crimen organizado y sus tentáculos en la política y en ciertos estamentos de seguridad. Aunque los personajes al frente han asegurado que todo se debe a percepción o son casos aislados. ¿Usted qué piensa de esto?

Por todo esto y muchas cosas más, es necesario que las autoridades del próximo GOB, ya que el actual no creemos que quiera o tenga la intención de mover algún dedo para que los ‘servidores’ que se encargan de investigar y castigar el que comete el delito, no le deba el cargo a cualquier ‘Juan de los palotes’ y que esos mismos funcionarios tengan la iniciativa de dirigir sus investigaciones de manera imparcial y objetiva… ya que al final del camino si algo sale mal, ellos son los que deben dar la cara ante cualquier reclamo.

Las próximas figuras que pretenda de manera transitoria tener el control de las riendas del país, debe tener claro que esta estructuración es fundamental y debe además, debe crear los parámetros para que ese funcionarios también asuma sus responsabilidades legales ante cualquier desliz en el manejo de las investigaciones… ya es hora de que cada loro esté en su estaca, porque de la misma manera que un particular tiene obligaciones y si no las cumple corre el riesgo de afrontar acciones legales en su contra, también ese funcionario llamado a trabajar de forma imparcial en la aplicación de sus funciones, debe estar clarito que la justicia no se puede torcer y que si lo hace, debe pagar por sus actos.

Este sería el mundo ideal, pero no creemos que alguna persona lo quiera hacer, ya que cuando llegan a la ‘silla’, sufren de ‘lagunas mentales’ o pareciera que el PODER los embrutece y se creen que están en ese cargo a perpetuidad o que lo van a heredar a sus hijos, amiguitos, queridas o en última instancia, a su mujer.

Ya es hora de decirle LÁRGATE a este tipo de persona y pensar muy bien a quien se le va a dar un voto… ¡Basta de elegir a políticos que solo tienen como norte llenarse los bolsillos a costilla de los contribuyentes!

#EDITORIAL De presidentes a DICTADORES

La amarga experiencia que viven los venezolanos y nicaragüenses que en vez de tener gobernantes dignos, honorables y respetuosos de los derechos humanos, tienen a DICTADORES que solo piensan en imponer su voluntad a punta de bala y cárcel.

Este domingo más de 4.4 millones de nicaragüenses estaban habilitados para ir a las urnas y elegir entre el continuismo de Daniel Ortega y su querida esposa, doña Rosario, pero las opciones de cambio no se ven en el horizonte, ya que en la otra esquina, el DICTADOR y sus secuaces se encargaron de meter preso a los candidatos que tenían posibilidades de arrebatarle democraticamente y a punta de votos, el poder.

En las últimas horas se multiplicaron las denuncias de persecución y de ‘servidores públicos’ amenazados para que voten por el DICTADOR.

Para muchos analistas, la región está en un punto de ebullición por las conductas arbitrarias de algunos presidentes que han propiciado el despilfarro y atraco de los dineros del contribuyente y por la NULA promoción de leyes que frenen los actos de corrupción.

Desafortunamente con la pandemia, este cáncer de la CORRUPCIÓN ha ganado más terreno porque muchos jefes de gobierno han aprovechando este descontrol para llenarse los bolsillos, a pesar que se vendieron en campaña como ‘el salvador’ y la persona que tendría la fórmula para resolver todos los problemas que aquejan a su pueblo.

Este populismo ha permitido el nacimiento de figuras como Nicolás Maduro y Daniel Ortega… y otros que ya empiezan a construir su carrera por este camino tortuoso para los pueblos.

Esto nos obliga a conocer nuestra historia de terror que en Panamá se vivió durante la DICTADURA de Manuel Antonio Noriega para que no se repita este capítulo oscuro que dejó a muchas personas marcadas por el resto de sus vidas y otros gozando de un dinero malhabido.

Sin certeza de castigo y los tentáculos del crimen

Antes era muy normal pensar que la violencia solo tocaba las puertas de los barrios humildes de Panamá y rara vez a las personas acomodadas, pero todo ha cambiado en un abrir y cerrar de ojos. Ahora, vemos con tristeza que la falta de acción y verdaderas estrategias ha permitido que la delincuencia tenga como nuevo escenario las entidades gubernamentales.

Decimos esto porque en menos de un año, dos ejecuciones ligadas al crimen organizado y que se registraron en lugares concurridos, las víctimas tenían conexiones, amistades con funcionarios con influencia política o trabajaban en entidades municipales o en la Asamblea. Es decir, los tentáculos del crimen se expanden como un cáncer ante la mirada cómplice de las autoridades.

Esto nos obliga a preguntarnos ¿Es casualidad que el Tío Sam haya habilitado un correo caliente para denunciar la corrupción? ¿Cuántos casos de corrupción denunciados en los últimos meses han llegado a audiencia? ¿Podemos confiar en las entidades que tienen por responsabilidad perseguir el delito y en aquellas que deben aplicar las leyes para tener justicia?

A todo esto debemos sumarle la postura de las autoridades quienes aseguran que los hechos violentos a plena luz del día y en sitios públicos, son percepción, aislados o exageración.

De acuerdo con estadísticas de las autoridades, los homicidios han ido en aumento. De enero a septiembre de 2019 se registraron 321; para la misma fecha, pero en el 2020, 384 personas perdieron la vida por hechos violentos y en el 2021, 410 (faltan los homicidios de las últimas horas).

Solo nos resta decirles a los ‘servidores’ que se han convertido en cómplices del crimen y que solo sirven para esperar los 15 y 30, por favor dejen de mentir porque están acabando con la poca esperanza de que algún día podamos decir que sí hay certeza de castigo y que todos tengamos la oportunidad de gritar con libertad y confianza que el CRIMEN NO PAGA.

Lastimosamente vamos en camino a lo que dijo una vez el escritor y político irlandés, Edmund Burke… «Para que el mal triunfe, solo se necesita que los hombres buenos no hagan nada».

Pero..¿Tenemos a los hombres y mujeres buenos en los puestos claves de la administración de justicia?