Archivo de la etiqueta: #catolica

Cártel de Sinaloa mata a 2 sacerdotes en una iglesia por ayudar a hombre baleado

Sicarios de un Cártel de Sinaloa (CDS) mataron a dos sacerdotes en una iglesia por ayudar a un hombre baleado que les pidió ayuda. Los hechos ocurrieron en la comunidad de Cerocahui, en Chihuahua, en la frontera entre México y los Estados Unidos. Las víctimas pertenecían a la orden Jesuita y respondían a los nombres de Javier Campos Morales, apodado el padre Gallo; y César Joaquín Mora Salazar, quienes prestaron auxilio a un hombre herido que entró al templo. 

La información fue confirmada por la congregación de la Compañía de Jesús que denunció los homicidios: “Recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas”. Además señalaron que “no son (hechos) aislados” y que en la sierra Tarahumara “enfrentan (graves) condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas (…) todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida (…) el dolor que vive nuestro pueblo por la violencia imperante”.

En las redes sociales circula el rumor de que el padre Gallo le había dado la extremaunción al hombre baleado y en ese momento entraron los sicarios que lo ejecutaron. Al darse cuenta el padre Joaquín Mora trató de defenderlo y también lo asesinaron. 

Los medios locales identificaron al presunto asesino como Noriel Portilloalias el Chueco, acusado de varios casos de homicidio y autor de diferentes hechos violentos en Chihuahua. Se sabe que es miembro de un brazo armado del Cártel de Sinaloa. “Luego de que un hombre se refugiara en una iglesia para resguardarse de un ataque, sin embargo el victimario lo agredió en el interior, al igual que a dos sacerdotes que se encontraban también en el templo”, informaron las autoridades de Chihuahua. 

“Los jesuitas de México no callaremos ante la realidad que lacera a toda la sociedad. Seguiremos presentes y trabajando por la misión de justicia, reconciliación y paz, a través de nuestras obras pastorales, educativas y sociales”.

Tomado de https://laopinion.com/

“No muestran el menor deseo de proteger a los cristianos”: dura crítica de un obispo en el funeral de 40 víctimas de la masacre en una iglesia de Nigeria

En el funeral de 40 de las víctimas del atentado terrorista contra una Iglesia católica de Owo, en el sudoeste de Nigeria, el obispo Emmanuel Badejo tuvo muy duras palabras contra las autoridades de su país, a la vez que instó a los fieles a “negarse a ser aplastados por la tragedia”.

Monseñor Badejo acusó directamente al gobierno federal de Nigeria de no haber demostrado “ningún deseo de proteger la religión cristiana”.

“Hemos visto tragedias en Nigeria y hemos visto asesinatos brutales, pero pocos pueden compararse realmente con la brutalidad y la truculencia del suceso de ese domingo de Pentecostés”, dijo el obispo Emmanuel Badejo durante la misa fúnebre, frente a decenas de sencillos ataúdes de madera decorados con flores.

El atentado terrorista contra el templo católico tuvo lugar el domingo 5 de junio, cuando hombres armados -presuntamente extremistas islámicos- abrieron fuego contra los fieles congregados para participar de la misa de Pentecostés en la Iglesia de San Francisco Javier en Owo, estado de Ondo, sudoeste de Nigeria. Entre los muertos había muchos niños y ancianos. Más de 60 personas resultaron heridas durante el ataque. Un sacerdote, testigo de la masacre, dijo que, además de los disparos, escuchó tres o cuatro explosiones, y que todo el ataque duró entre 20 y 25 minutos.

“En estos ataúdes también yace muerta una parte de Nigeria -dijo el obispo Badejo, de la diócesis de Oyo, cercana a Owo, sitio del atentado-. Porque junto a estos difuntos yacen las alegrías, las esperanzas y las aspiraciones de sus familias y de sus seres queridos, de la Iglesia de Dios, de las distintas comunidades de las que proceden y, por supuesto, de Nigeria. Incluso los que están mutilados y heridos, dondequiera que estén, representan a Nigeria con todas sus heridas, magulladas, brutalizadas y violadas. Así que pregunto: ¿por cuánto tiempo más continuará esto?”

El Centro de Eventos Mydas de Owo, donde tuvo lugar el funeral, estaba colmado de fieles y de sacerdotes, reunidos para despedir a los 40 muertos en el atentado -aunque la cifra de muertos asciende a los 50-, cuyas edades oscilan entre los 2 y los 85 años.

El estado de Ondo es conocido como el “estado del sol”, y ello dio pie a Badejo para comentar con amargura que “si el sol brilló en Ondo ese día, seguramente no penetró la sórdida oscuridad de los corazones de los asesinos que visitaron San Francisco con armas de fuego ese domingo”.

El atentado, dijo el obispo, atrajo la atención mundial hacia la Iglesia Cátólica de Owo, hacia la región y hacia el estado nigeriano, pero “lamentablemente por razones muy equivocadas”. “El mundo entero ha condenado el crimen perpetrado contra la humanidad y contra Dios en este estado”, agregó.

Pese a ello, instó a los fieles a la esperanza: “¡Qué pena y a la vez qué suerte!”, dijo, en referencia al hecho de que las víctimas murieron en una iglesia, bajo la cruz. “Porque como la religión cristiana nos enseña a poner siempre todos nuestros problemas y penas al pie de la cruz, sabemos que ellos, nuestros muertos, están a salvo en los brazos de Jesús – agregó- Así que, queridas familias en duelo, amigos, parroquia, todos reunidos aquí, os pido que os neguéis a ser aplastados por la tragedia que tenemos ante nosotros gracias a vuestra fe en Cristo. Hoy, por difícil que sea, elijamos más dar gracias a Dios por haber dado a nuestros hermanos difuntos la vida, la fe y el privilegio de pertenecer a Él y de volver a Él incluso de esta manera incomprensible”.

Nigeria ostenta el récord de cristianos muertos por su fe: en 2021, hubo al menos 4.650 víctimas, y casi 900 en los tres primeros meses de 2022.

”Los asesinatos rituales, los secuestros, los homicidios, los linchamientos y los robos a mano armada siguen aumentando día a día el sangriento recuento de muertes y sufrimientos inocentes en Nigeria”, lamentó el Obispo.

Las autoridades señalan a una facción de Boko Haram, el ISWAP, como posible autor del ataque de Pentecostés. Sin embargo, el estado de Ondo está lejos de la zona habitual de operaciones de ese grupo terrorista que se concentran más bien en el norte del país.

La diócesis atacada está siendo asistida por parroquias de otras regiones, por autoridades locales, por organizaciones como la Cruz Roja, y por grupos de otras confesiones, musulmanes por ejemplo.

El padre Andrew Adeniyi Abayomihe aseguró que, a pesar del ataque, la fe de los miembros de la parroquia feligreses sigue firme: “Por mi encuentro con los feligreses, no he visto una pérdida de fe, sino un fortalecimiento”.

El terrible atentado de la iglesia San Francisco Javier en Nigeria, donde 40 hombres, mujeres y niños indefensos fueron asesinados a sangre fría, no es lamentablemente una excepción. La religión cristiana es hoy la más perseguida en el mundo, especialmente en países de Asia y África, por las restricciones de que es víctima, pero también por la persecución y los ataques directos y el número de víctimas fatales.

El ataque de Pentecostés amplifica el reclamo del Cardenal Müller cuando en febrero pasado, en Burkina Faso, se produjo otro ataque contra cristianos: “En África, esta semana, los musulmanes radicales quemaron un seminario. Les dijeron a los seminaristas, todos adolescentes, que si vuelven los van a matar. ¿Los medios occidentales han recogido esa noticia? ¿Por qué no? ¿Porque son africanos y lo que les pasa a los africanos no importa? ¿O porque son católicos y lo que les pasa a los católicos no importa? O quizás porque son católicos y africanos, silencio total.”

Con información de UCANews/InfoCatólica

Condenaron a 15 años de cárcel al ex cura Óscar Muñoz por abuso sexual de menores

La Justicia de Chile condenó este sábado a 15 años de prisión al exsacerdote Óscar Muñoz por la comisión de los delitos “reiterados” de abusos sexuales y violación de menores entre 2002 y 2018.

El “7° Tribunal Oral de lo Penal de Santiago condena a 15 años y 1 día de presidio efectivo al sacerdote y ex canciller del Arzobispado Oscar Muñoz Toledo, como autor de los delitos reiterados de violación y abuso sexual de menores de edad”, señaló el Poder Judicial a través de sus redes sociales.

Muñoz es un reconocido ex sacerdote de 60 años que ocupó cargos de responsabilidad en el Arzobispado de Santiago hasta 2018 y fue mano derecha del cardenal de la capital Ricardo Ezzati, acusado de encubrimiento de numerosos casos de abusos sexuales a menores en el seno de Iglesia católica chilena.

El condenado llevaba desde 2018 en prisión preventiva a la espera de una sentencia firme. La Fiscalía, que pedía para él 30 años de condena, había expresado: “Son víctimas todas menores de edad, con inexperiencia sexual, que fueron atacadas sexualmente en el domicilio del imputado, en el domicilio propio de las víctimas cuando estaban bajo el cuidado de éste, por la confianza que generó con las víctimas y con los padres de las víctimas”.

Al menos cinco menores habrían sido abusados por Muñoz, mientras que otros dos se encuentran en evaluación. Los delitos se habrían registrado en las ciudades de Santiago y Rancagua.

El papa Francisco expulsó del sacerdocio a Muñoz en 2019 por las acusaciones que pesaban en su contra de abusos sexuales, violación y estupro. EAntes de eso, aceptó la renuncia de cinco obispos, cuatro de ellos señalados como encubridores de abusos sexuales de sacerdotes. Sin embargo, el pontífice ha sido duramente criticado por su reacción tardía en estos casos, y su rol durante su última visita a Chile.

La Iglesia católica chilena ha estado envuelta en denuncias de abusos desde que en 2010 el influyente sacerdote Fernando Karadima fue denunciado y un año después condenado por el Vaticano como culpable de abusos sexuales contra menores.

Desde entonces, unos 113 sacerdotes han sido denunciados por abusos sexuales en los últimos 15 años, según datos de la Iglesia chilena difundidos por el diario local La Tercera.

En 2011, cuando era vicecanciller del Arzobispado, Muñoz se encargó de tomar declaraciones de los denunciantes del caso de Karadima, suspendido de por vida de sus funciones por el Vaticano en 2013 por pederastia.

Tras ser nombrado canciller del arzobispado de Santiago, Muñoz tuvo acceso a las carpetas de denuncias sexuales y conocía el manejo de las investigaciones canónicas al interior de la Iglesia católica, lo que, según la fiscalía, le habría permitido “bajarle el perfil” a los casos de pedofilia que involucraban a religiosos.

“En consecuencia, existe un factor importante de impunidad que se procuraba el mismo sujeto para sí y es probable que para otros casos”, sostuvo en 2018 el fiscal Emiliano Arias.

El fiscal Arias informó que también investiga la posible actuación de otros religiosos “como autores, cómplices o encubridores tanto en este caso como en otros casos” ocurridos en Rancagua.

Tomado de Infobae

A 15 años de cárcel para excura por abuso sexual de menores #Panamá

A 15 años de prisión fue condenado el excanciller del Arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz Toledo, por los delitos de abuso sexual, abuso sexual reiterado y violación retirada.

El tribunal había declarado culpable al exsacerdote el pasado 8 de junio. Los fiscales Francisco Jacir y Mariela Cid, de la Fiscalía Metropolitana Centro Norte, solicitaban 30 años y un día de presidio para el acusado, quien se encuentra en prisión preventiva por orden de la Corte de Apelaciones de Santiago.

Toledo fue procesado por hechos de abuso sexual cometidos contra tres menores de edad entre 2006 y 2009, por abuso en contra otro menor de edad en 2013; y por violación reiterada contra la misma víctima en 2017 y 2018.

Según la documento de la acusación, “el imputado, valiéndose de su ordenación sacerdotal, además del nexo de parentesco con algunas de las víctimas, ganó la confianza de los padres de los menores de edad afectados”.

El exreligioso tenía la labor de recibir las denuncias de casos por abuso sexual al interior de la iglesia católica. También formó parte del círculo cercano del cardenal Ricardo Ezzati, con quien llegó a firmar algunos decretos.

Este caso se destapó en 2018, cuando el fiscal Emiliano Arias ordenó su captura. Además, a principios de ese año se había autodenunciado, lo que implicó la suspensión de su cargo.

Por su parte, el papa Francisco expulsó del sacerdocio a Muñoz Toledo en 2019. “El Arzobispado de Santiago informa a la comunidad que el Santo Padre Francisco ha impuesto la dimisión del estado clerical ‘ex officio et pro bono Ecclesiae’ a Óscar Muñoz Toledo, por los delitos de abuso sexual de menores“, informó la iglesia en ese entonces.